Abengoa vende sus plantas de etanol en España a un fondo

Abengoa va a matar dos pájaros de un tiro en los próximos días. Cuando, previsiblemente en los próximos días reciba finalmente la inyección de 1,200 millones entre créditos y avales de los bancos y fondos que pasarán a controlar la empresa, se ejecutará automáticamente la venta de sus tres plantas de producción de etanol en España.

Se encuentran en Murcia, Galicia y Salamanca. La cuarta instalación del negocio de Bioenergía en España, la de producción de biodiesel en San Roque (Cádiz) se traspasó hace unas semanas a Cepsa, que tiene en la zona su mayor refinería.

El comprador es un fondo de inversión cuya identidad no ha trascendido, como tampoco la cantidad abonada. Esta operación se unirá a la quiebra, y posterior subasta judicial de todas sus plantas de etanol en EEUU, incluida la de Hugoton en la que se invirtieron unos 900 millones de euros y se ha traspasado por 45 millones de euros (el valor aproximado que tendría esa planta si se vendiera como chatarra).

La compañía también se ha desprendido de la fábrica de Holanda, con la que se ha quedado un grupo de bioenergía belga. Y la otra instalación en Europa, la de Lacq en Francia, se traspasará también conforme se produzca la entrada de los fondos. Se la quedará el socio local que tiene el 36% de la planta francesa, la cooperativa de productores de maíz Oceol.

Con todo ello, Abengoa sólo retiene el problemático y deficitiario negocio de producción de etanol a partir de caña de azúcar en Brasil. La empresa compró estos activos en 2007 y la operación, que capitaneó quien luego sería consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage, se reveló un fracaso absoluto ya que las plantas no producían lo previsto.

Abengoa se anotó sólo en 2016 una pérdida neta de 1.256 millones tras depreciar el valor de la filial Bioenergía. De hecho, por la venta de todo su negocio en EEUU obtuvo 400 millones, ni la mitad del coste de Hugoton.

De Andalucía Información. Jueves 16 de marzo de 2017.