El etanol en México crea un debate ambiental transfronterizo

¿Mas etanol?

El mes pasado, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de México anunció que impulsaría de inmediato un aumento en la cantidad máxima de etanol, que podría mezclarse en los suministros mexicanos de gasolina, del 5.8 % actual hasta un 10 % y que el cambio igualaría al país, con los estándares de los EEUU.

El etanol en gasolina no está permitido en las tres ciudades más densamente pobladas del país: México, Guadalajara y Monterrey, debido a sus importantes problemas de calidad y contaminación del aire. Y esta prohibición continuará al menos por ahora.

El Consejo de Granos de los Estados Unidos, que representa a los grandes productores de etanol como Cargill, John Deere, Dow AgroSciences y Kansas Ethanol, dio la bienvenida a la decisión, puesto que sus ventas seguramente se dispararán. Si bien los Estados Unidos ya suministran cerca de la mitad de la gasolina que se consume en México y es el principal productor de etanol utilizado en el país vecino, el cambio, que entró en vigor hace un mes, también podría expandir las importaciones de gasolina de los EEUU, porque los minoristas no tendrán que vender gasolina con etanol de diferentes concentraciones, a ambos lados de la frontera.

Cooperación Transfronteriza

A pesar de enfrentarse con México por su tristemente célebre muro fronterizo, el presidente Donald Trump prometió apoyar el empleo de etanol durante su campaña electoral y reiteró esa posición en un discurso en Iowa el mes pasado. La industria del etanol está siendo fuertemente asediada desde varios frentes, dijo Trump en su alocución, pero el presidente prometió que su administración seguiría defendiendo su empleo y su exportación.

El ministro de Energía mexicano, Joaquín Coldwell y el secretario de Energía de los Estados Unidos, Rick Perry, acordaron trabajar en la estandarización de las regulaciones energéticas entre ambos países, como una forma de avanzar hacia la unificación energética de la región. El gobierno de Trump ha catalogado esta integración como uno de sus objetivos, cuando tenga que renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto también coincide en que el tema del etanol es clave y prioritario.

Tom Sleight, presidente y director ejecutivo del Consejo de Cereales de EEUU, considera que la decisión que ha tomado el gobierno de México respecto al etanol, es la culminación de las negociaciones en las que las autoridades mexicanas y la industria norteamericana, trabajaron juntas, con el objetivo de continuar diversificando y mejorando los suministros de combustible de ambas naciones.

Disidencias ambientales.

Los defensores del etanol apuntan a una investigación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos cuyo informe se publicó en enero de 2017, que sostiene que la gasolina con etanol produce menos gases de efecto invernadero con lo que beneficia los objetivos de combatir al Cambio Climático. Sin embargo, algunos grupos ambientales cuestionan los beneficios ambientales reales del etanol, incluso en lo que se refiere a las emisiones de gases de efecto invernadero, señalando que sumar los recursos fósiles que invariablemente se requieren para los cultivos con los que se produce el etanol, más el hecho de que éste será un aditivo para un combustible también de origen fósil, no hará más que acrecentar el problema, en vez de reducirlo.

De Econoticias América. Martes 1 de agosto de 2017.