Brasil impone arancel del 20% a las importaciones de etanol desde Estados Unidos.

Así mismo, propone aumentar la producción interna para cumplir compromisos de reducción de gases de efecto invernadero, según el USDA.

Brasil, el segundo mayor productor mundial de etanol después de Estados Unidos, desempeña un papel importante en los mercados estadounidenses de etanol. Brasil no sólo es uno de los clientes de la nación, sino también un competidor y un proveedor.

El etanol brasileño es derivado del azúcar, lo cual está categorizado como un biocombustible avanzado bajo la norma oficial de combustible renovable. Durante julio de este año, Estados Unidos exportaron 770 millones de galones de etanol, el 40 por ciento se embarcó a Brasil.

De los 24 millones de galones de etanol importados por Estados Unidos, casi todos tuvieron como origen puertos brasileños. Durante este período, el gobierno brasileño tomó medidas para bajar los precios de los combustibles, haciendo que los ingenios azucareros pasaran de producir etanol a azúcar, debido a mayores ganancias.

La relativa escasez de etanol resultante se ha llenado con la expansión de las importaciones de etanol de maíz de Estados Unidos. En respuesta, el gobierno brasileño anunció la imposición de de aranceles del 20 por ciento sobre las importaciones de etanol estadounidense por encima de la la cuota de 160 millones de galones (menos de 4 meses de embarques a los niveles actuales de exportación).

Esto reducirá drásticamente la competitividad del etanol estadounidense de maíz en Brasil y reducirá significativamente las exportaciones estadounidenses. Brasil también está implementando una nueva política energética, llamada RenovaBio, que aumentará la producción y el consumo de etanol como parte de los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero de la Conferencia Climática de París de 2015.

De USDA, ERS Feed Outlook. Jueves 5 de octubre de 2017.