Brasil será estratégico para suplir demanda mundial de etanol 1G hasta 2050

Según el Organismo Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), en los próximos 33 años el etanol tendrá un papel importante en el proceso de descarbonización de la matriz energética de diversos países, y el biocombustible brasileño, de caña, es prácticamente el único combustible renovable de primera generación (1G) capaz de hacer una contribución significativa en este sentido.

Esta también fue la conclusión de expertos de la industria y del sector financiero de Brasil y Europa durante una sesión de debates de la 6ª edición de la Conferencia Internacional sobre Etanol Lignocelulósico, evento realizado por la Comisión Europea y la multinacional Novozymes entre los días 27 y 28 de septiembre en Bruselas.

En el panel de desarrollo internacional para combustibles de bajo carbono, mediado por el secretario general de ePURE, Emmanuel Desplechin, la asesora senior de la Presidencia para Asuntos Internacionales de la Unión de la Industria de la Caña de Azúcar (UNICA), Géraldine Kutas, subrayó que el etanol de segunda generación, fabricado a partir de residuos agrícolas o industriales, va a complementar el 1G, y no sustituirlo.

“Las demandas generadas por las necesidades de buscar una economía de bajo carbono son tan grandes que no podemos prescindir del biocombustible 1G, que en Brasil presenta óptimo desempeño ambiental y climático. Se considera, igualmente, uno de los más sustentables del mundo “, explica la ejecutiva de la UNICA, que también subrayó la necesidad de adoptar políticas de incentivos en lugar de medidas restrictivas al uso del etanol 1G. “A diferencia de discutiendo actualmente en la Unión Europea (UE), los techos de participación de los biocombustibles no estimulan la” descarbonización “del transporte. El efecto es justamente lo contrario, compromete negativamente los objetivos de los países europeos en el Acuerdo de París”, agregó.

El analista senior de IEA, Adam Brown, afirmó que en las próximas tres décadas el etanol 2G y el de caña 1G seguirán siendo estratégicos para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. A continuación, el líder del Programa de Energía y División de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), Olivier Dubois, observó que la distinción sobre 1G y 2G hace cada vez menos sentido en relación al uso de modelización económica para tratar el tema Cambio de uso del suelo indirecto (Indirect Land Use Change). Alabó al biocombustible brasileño como un ejemplo de sostenibilidad, principalmente por no conflicto con la producción de alimentos.

Plataforma

El destacado final del panel fue la participación del representante de la Misión Brasil ante la Unión Europea, André Odenbreit, que habló sobre la Plataforma Biofuturo, iniciativa formada por entidades de 20 naciones para promover la cooperación y el diálogo entre gobiernos, industria y organizaciones internacionales. De esta convergencia, se espera la expansión de los biocombustibles avanzados de bajo carbono en la matriz energética global.

En los próximos días 24 y 25 de octubre habrá un evento de la Plataforma en el Hotel Estanplaza International, en São Paulo (SP). La participación es gratuita para todos los invitados a través de la inscripción en línea. Las vacantes son limitadas.

De UNICA. Miércoles 4 de octubre de 2017.