México acepta revisar reglas de origen del TLCAN y hará contrapropuesta

México aceptó fortalecer las reglas de origen en el sector automotriz, siempre y cuando esto no limite las capacidades productivas y exportadoras del país, y para ello planea establecer una contrapropuesta a Estados Unidos como parte de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Buena parte del tiempo en la discusión del sector automotriz fue tratar de entender la propuesta que llegó 48 horas antes del cierre de la pasada ronda y tratar de ver la factibilidad técnica que tiene esta propuesta. A partir de entenderla, claramente vamos a generar una contrapropuesta de parte nuestra”, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

La referencia trata sobre la propuesta que hizo Estados Unidos en la cuarta ronda de negociaciones, celebrada en Washington DC el mes pasado, en el sentido de que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países, además de que se obligue al rastreo del origen del 100% de las piezas.

Este martes, último día de la quinta ronda de negociaciones celebrada en la Ciudad de México, se avanzó en cuestiones tangenciales a los incrementos planteados por la Casa Blanca y en conocer los detalles de la propuesta estadounidense.

“En la parte automotriz, a lo que dedicamos la mayor parte del tiempo fue a que nos explique técnicamente cómo está fundamentada su propuesta. Primero, tenemos que partir de un entendimiento común para después empezar a negociar cómo transformar esa realidad”, agregó Guajardo.

Las reglas de origen se refieren al criterio pactado en un tratado de libre comercio para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido regional) para gozar de las preferencias arancelarias.

A la pregunta sobre si México presentará una contrapropuesta sobre las reglas de origen del sector automotriz en la próxima ronda de negociaciones, Guajardo replicó: “En la negociación de eso se trata, de que a las propuestas haya contrapropuestas”.

Luego abundó: “Ya hemos ido avanzando en un par de ellas en otros temas; seguiremos definiendo contrapropuestas una vez que entendamos la naturaleza técnica de lo que pusieron en la mesa y eso fue parte de lo que se hizo en esta quinta ronda de negociaciones”.

Horas antes, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, advirtió de que a menos que Canadá y México atiendan las principales demandas de la Casa Blanca sobre el TLCAN, las negociaciones para modernizar el acuerdo comercial “no llegarán a un resultado satisfactorio”. También se mostró “preocupado por la falta de avance” en las conversaciones.

“Hasta ahora, no hemos visto evidencia de que Canadá o México estén dispuestos a comprometerse seriamente con disposiciones que conduzcan a un acuerdo equilibrado”, dijo Lighthizer, quien agregó que espera que sus dos vecinos negocien “de una manera seria, para que podamos ver un progreso significativo antes de fin de año”. Destacó que el déficit automotriz es la “razón número uno” por la que se encuentran en este proceso. En una réplica a ello, Guajardo expresó: “No desconocemos que nuestras contrapartes en Estados Unidos buscan como objetivo el rebalanceo del comercio y estamos dispuestos a trabajar en ese objetivo, siempre y cuando no limite las capacidades productivas y exportadoras de México”.

Hizo una acotación más: “Creemos que sí hay que hacer un mayor esfuerzo para una integración de valor importante en América del Norte, creemos que sí podemos avanzar en fortalecer el contenido regional en la región; pero la propuesta que está en la mesa despierta muchas dudas”.

En la mesa de trabajo, México pidió definir una visión común sobre las reglas de origen en el sector automotriz que permita una mayor competitividad de América del Norte.

Una fuente que participó en esa mesa expuso que el tema de reglas de origen puede ser demasiado complejo de negociar, pero que este proceso puede avanzar rápidamente si se posee una visión común de cuál es el objetivo a alcanzar.

Fitch: Se estrecha margen de maniobra. El margen de maniobra para la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es limitado, y la prolongación de las conversaciones, incluso para el primer trimestre del año entrante, lo complican aún más, considera la calificadora Fitch.

Sin decantarse por ningún escenario en particular, el director global de Calificaciones Soberanas, James McCormack, refiere la retirada del presidente de Estados Unidos del Acuerdo de la Alianza Transpacífico (TPP), lo que le parece un precedente obvio para el resultado de estas negociaciones, pues en el caso del TPP, era su compromiso de campaña que Estados Unidos no formaría parte.

En un análisis obtenido por El Economista, precisó que tanto México como Canadá entienden muy bien que es altamente probable que Estados Unidos será quien abandonará el TLCAN, y lo hará reclamando una victoria. Destacó que México se encuentra negociando, incluso con una posición acomodaticia, pues tiene una inmediata urgencia por terminarlo antes de que el proceso electoral esté bien avanzado. (Yolanda Morales)

Goldman Sachs advierte. Será cada vez más difícil separar de las primas de riesgo de México la tendencia de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el rumbo de las elecciones presidenciales, advirtieron estrategas del banco Goldman Sachs.

“En general, en el corto plazo, esperamos que la volatilidad del precio de los activos mexicanos se mantendrá alta”, refirieron. Al interior de un análisis divulgado a sus clientes, explicaron que una ruptura en las negociaciones en curso del TLCAN o un eventual abandono del Tratado podrían contribuir a un aumento del sentimiento nacionalista en México, y aumentar el riesgo de un resultado en las elecciones favorable a un cambio de la política convencional.

Además consideran que “las elecciones presidenciales del 2018 probablemente se llevarán en un entorno de crecimiento modesto, inflación moderada, pero aún alta, y políticas monetarias y crediticias estrictas”.

A este escenario, agregan un debilitamiento del gasto de inversión, resultado de la incertidumbre ante el resultado electoral y el rumbo que tomará el TLCAN.

De America Economía. Jueves 23 de noviembre de 2017