Zafra, un respiro económico para cañeros de Puebla tras terremoto

Para Manuel Gallardo, como cada año, la zafra es una actividad que viene a resolver en parte su economía y la de sus compañeros operadores de camiones que llevan la materia prima al Ingenio de Atencingo.

Al igual que en el caso anterior, Benito Velázquez es parte de los dos mil 83 cortadores de caña que durante 183 días estará desempeñando esta función en el campo que le sea asignado, por ello espera con ansia el inicio de la zafra 2017-2018.

 
En lo que respecta a Manuel, la temporada de corte será un aliciente para su situación económica, luego de que su vivienda resultó afectada a causa del sismo del pasado 19 de septiembre. Por ello, junto con sus compañeros operadores de camiones verifica las condiciones físicas y mecánicas de los vehículos que utilizarán durante el acarreo de caña en un lapso de seis meses.

Por su parte, Benito afirma que el terremoto no le afectó tanto, no obstante, espera que la temporada sea buena para recuperarse de los meses que estuvieron sin actividad. Por ahora, afila y prepara su machete que empleará en el corte de la vara dulce.

Con base en su experiencia, ambos saben que durante los próximos días deberán enfrentar condiciones variantes en cuanto a horarios y condiciones climatológicas para sacar adelante el compromiso de la meta de cosecha de caña proveniente de once municipios poblanos y cinco morelenses.

CORTARÁN 1 MILLÓN 675 MIL TONELADAS

El dirigente de la Unión Local de Productores de Caña de Azúcar, adscrito a la Confederación Nacional Campesina (CNC), con base en la población de Atencingo, Gabriel Conrado González Cortés, anunció que será el día 14 o 15 de noviembre cuando inicie oficialmente el proceso de la zafra 2017-2018.

Desde la fecha mencionada y hasta mediados del mes de mayo del año 2018 serán cortadas, movilizadas e industrializadas alrededor de un millón 675 mil toneladas de caña de azúcar con un rendimiento productivo de 114 toneladas de azúcar por hectárea.

Pese a los altibajos en el mercado local, nacional e internacional, hay optimismo en el sector cañero de Atencingo de que esta zafra, como en periodos pasados, será mejor para beneficio de los ingresos económicos de la gente dedicada a esta actividad.

Para las diferentes actividades, habrá una estructura de 2 mil 83 cortadores de caña, operadores para 93 alzadoras, 330 carretas y 67 tractores, todo ello, a fin de movilizar como arranque unas 35 mil toneladas de caña que deberán ser previamente quemadas en los campos cañeros.

LOS PREPARATIVOS EN EL INGENIO

En el Ingenio de Atencingo, propiedad privada del Grupo Zucarmex, obreros eventuales, de base y sindicalizados, desde el mes de septiembre y antes del inicio de la molienda de caña, supervisan cada uno de los departamentos previo a la recepción del primer camión.

Cada uno de los 800 trabajadores, que estarán divididos en tres turnos, saben y conocen su tarea debido al tiempo que llevan realizándola en la fábrica y, al igual que Manuel y Benito, estarán sujetos a las condiciones meteorológicas.

 
Área de carga y descarga de la caña, así como el de los molinos son parte de la estructura del ingenio que ha sido cuidadosamente revisado, aunque la tarea que continúa durante el desarrollo de la zafra para evitar, en lo menos posible, los llamados paros técnicos que imposibilitan el avance de la molienda de caña.

En tanto, José Luis Rosas Quiñones, dirigente de la Confederación Nacional de Propietarios Rurales (CNPR), indicó que con apoyo de un equipo conocedor “se verificó la condición técnica de las básculas que reciben y pesan la caña de cada uno de los productores”.

“La empresa nos dio la oportunidad de calibrar los equipos de pesajes como sucedió el año pasado (2016). Lo mismo hicimos hoy, antes que comience la zafra, y después de tres peticiones, la empresa nos comunicó que podíamos hacerlo y es para bien de la gente dedicada al cultivo de caña, que tengan buenos ingresos económicos”, explicó.

Aunque no se dio a conocer en qué ejido iniciará la quema de caña, en las diferentes comunidades hay optimismo debido a que representará una fuente de ingresos económicos para las casi 8 mil familias dedicadas o vinculadas con esta actividad productiva.

De El Sol de Puebla. Martes 14 de noviembre de 2017.