Superávit azucarero mundial de 5 a 6 Millones de toneladas.

A nivel mundial, la producción de azúcar será entre 5 a 6 Mt superior al consumo en la campaña 2017/18.

El presidente de la Sociedad Cooperativa General Agropecuaria en España ACOR, Carlos Rico señaló que el máximo responsable de este incremento a nivel mundial es Brasil, ya que los bajos precios del petróleo han supuesto que se desvíe en este país una mayor cantidad de caña de azúcar, en detrimento del bioetanol, lo que ha supuesto poner en el mercado mundial más de 6 millones de toneladas suplementarias de azúcar que han terminado de romper los precios internacionales de este producto.

Brasil, India y Tailandia son los que dominan y controlan lo que ocurre en el mercado mundial, representando más del 40% de la producción mundial de azúcar y por encima del 60% de las exportaciones anuales de esta materia prima en todo el mundo (sólo Brasil más del 40%). Rico señaló que Brasil había batido su propio récord de exportación en la pasada campaña 2016/17, superando la cantidad de 30 Mt de azúcar exportadas y que en la actual campaña 2017/18 va camino de volver a superarlo, al registrar hasta el momento una media mensual de exportación de hasta 2.6 Mt de azúcar.

El Presidente de ACOR señaló que el mercado mundial del azúcar constituye un sumidero donde va a parar gran cantidad de azúcar de todos estos grandes exportadores, sin tener en cuenta los costes reales de producción de esta materia prima, gracias al sofisticado programa de apoyo del gobierno brasileño al bioetanol, los subsidios gubernamentales indirectos y las devaluaciones sucesivas y estratégicas de sus monedas frente al dólar, que dotan de una supuesta mayor competitividad interna a todos estos grandes productores.

Así, de acuerdo a sus propios datos publicados, el coste productivo unitario de la caña habría quedado en Brasil por debajo de los precios pagados al productor por la industria azucarera en las últimas tres campañas concluidas, y el precio de venta o los ingresos de la industria azucarera brasileña por exportar azúcar bruto al mercado mundial, resultan incluso inferiores a la traslación del coste agronómico de la caña a la producción de azúcar.

Por todo ello, Carlos Rico ha concluido explicando que sólo otros ingresos y ayudas indirectas encubiertas pueden justificar que la industria azucarera brasileña siga operando bajo estos parámetros en el mercado internacional, sin que -lamentablemente- las autoridades comunitarias ni de la OMC tomen cartas en el asunto.

De Agrodigital. Miércoles 13 de diciembre de 2017.