Sería SLP líder en biocombustibles

El Ipicyt encabeza un proyecto para producir bioturbosina y biogás; se contemplan dos plantas piloto, una aquí y otra en Guanajuato.

A través de apoyos por 484 millones de pesos de la Secretaría de Energía y del Conacyt, el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipicyt) lidera dos proyectos de generación de biocombustibles en México, que contempla la instalación en SLP de una planta de prueba o de demostración, y una más en Guanajuato.

El director del Ipicyt, Alejandro Ricardo Femat Flores, señaló que es uno de los cincos proyectos dentro del Centro Mexicano de Innovación en Bioenergía (CeMIE-Bio), que es apoyado por la Secretaría de Energía (Sener) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

A través del CeMIE-Bio, el Ipicyt logró el liderazgo de dos proyectos que lo apuntalan como el principal del país en materia de desarrollo e investigación de biocombustibles.

Uno corresponde a bioturbosina y otro más a biogáses, mismos que lidera en materia de investigación y desarrollo; además de que participa en uno más de bioalcoholes.

En el 2014 fue cuando se emitieron las convocatorias correspondientes a estos proyectos, donde el Ipicyt presentó un proyecto para bioturbosina y biogás, además de su participación en bioalcoholes. En 2015 aprobaron los proyectos, y en el 2016 se ministró recurso económico.

“Participamos en tres de las cinco convocatorias, competimos contra otras instituciones como la UNAM y el IPN, que lideraban su consorcio de investigación y nosotros el nuestro, se evalúan los proyectos y de ahí se definen a quienes se aprueba y posteriormente se da el apoyo”, señaló.

Para la conformación de estos centros, el Copocyt y la Sener destinaron 700 millones de pesos, para desarrollar la investigación aplicada de los CeMIE-Bio. Únicamente en SLP se concentran 484 millones de pesos, en dos proyectos; además de 4 millones adicionales para la colaboración en otro.

Todos los procesos que se investigan se refieren a la generación de tecnología que permita generar biomasa. “Detonará a México en el mercado global, con su propia tecnología, es el momento idóneo para entrar en esa competencia”.

INVESTIGACIÓN EN BIOTURBOSINA

Para la aplicación del proyecto de Bioturbosina, a través del Fondo de Sustentabilidad Energética (FSE), se asignó una inversión de 380 millones de pesos, para un periodo de 4 años. Lleva apenas su primer año funcionando, pues en 2016 se dio la ministración del recurso para el arranque del mismo.

Participan nueve entidades públicas y privadas para la generación del conocimiento. Entre ellas Aeroméxico, Boeing y Aeropuertos y Servicios Auxiliares, además de empresas que incluso están fuera del país, como en Emiratos Árabes, que fungen como elementos de la cadena productiva para abrir mercado cuando sea generado el combustible.

“En el Puerto Interior Guanajuato habrá una de las dos plantas piloto demostrativas para generar una de las dos energías comprometidas en el proyecto, se conoce como ATJ, otra que se conoce como HEFA estará aquí en el Ipicyt”. Femat Flores afirmó que de las plantas para el desarrollo de ese combustible son únicamente piloto y corresponden a procesos que den resultados científicos y tecnológicos, para que después se puedan realizar inversiones en relación al proyecto encaminadas a obtener la producción masiva.

“Estamos investigando y generando conocimiento, para poder después acercarnos con inversionistas y que ellos confíen en el proyecto, entonces detonar a México como líder en producción de esos combustibles, que se dan a través de especies de vegetación enclavadas aquí en SLP”.

La vegetación que se utiliza es Salicornia, Jatropha e Higuerilla. Dependiendo de la fuente alterna de biomasa, se detonarían plantíos de esa especie alrededor del estado.

Las plantas que se instalarán -una en Guanajuato y otra en San Luis Potosí- no serán capaces de generar más del uno por ciento de combustible, pues sólo estarán en etapa demostrativa, y al final del plazo de cuatro años podrán acceder a inversión privada, una vez que exista el interés por parte de particulares de invertir en ese proyecto.

INVESTIGACIÓN EN BIOGÁS

Otro proyecto de investigación para generar biocombustibles gaseosos, avanza también a bun ritmo, confió Femat Flores.

Incluye la participación de 6 centros de investigación y tres universidades -UNAM, UAM Iztapalapa y Cuajimalpa-. Aquí se invierten 104 millones de pesos, a cuatro años.

“Se usarán residuos de materia orgánica y lignocelulósicos, como la fibra del agave, que se pueden descomponer y transformar a gas, como el biometano”, explicó.

Señaló además que en este proyecto ya se ha desarrollado tecnología y se han adquirido ya algunas patentes, y se han realizado algunas publicaciones al respecto.

También para este proyecto se instaló en el Ipicyt una planta demostrativa,
en donde además de agave, se procesan residuos suburbanos y urbanos para la generación de este biocombustible.

La empresa potosina GEPEL también se sumó a este proyecto, siguiendo de cerca el avance sobre todo en la generación de energía a través del nopal.

PROYECTO BIOALCOHOLES

Como parte de los demás CeMIES aprobados por el Conacyt y la Sener, el Ipicyt también colabora en un proyecto de investigación en biocombustibles gaseosos. En él, ejerce un presupuesto de 4 millones de pesos, ministrados por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN en Guadalajara, con un fondo total de 44 millones de pesos.

En este caso, el Ipicyt está generando biotecnología y estudiando la cinética de micro organismos que puedan generar bioalcoholes, e incluso de desechos.

Pese a que desconoce los avances en cuanto a este CeMIE Bio, Femat Flores aseguró que los resulados que ha presentado el Ipicyt son satisfactorios.

De El Expres. Viernes 29 de diciembre de 2017.