Enfrenta México un TPP renovado

El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (en inglés Trans-Pacific Partnership, TPP), actualmente Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, es un tratado de libre comercio entre once países de la Cuenca del Pacífico.

Lo componen México, Canadá, Perú, Chile, Japón, Brunei, Malasia, Nueva Zelanda, Australia, Vietnam y Singapur.

Fue firmado el 4 de febrero de 2016 en Auckland, Nueva Zelanda; el 23 de enero de 2017, Estados Unidos anunció su retiro definitivo del tratado.

Los once países restantes continuaron negociando y fue firmado en Santiago de Chile el 8 de marzo de este año.

Entre otras cosas, el TPP busca rebajar las barreras comerciales, establecer un marco común de propiedad intelectual, reforzar los estándares de derecho del trabajo y derecho ambiental, y establecer un mecanismo de arbitraje de diferencias inversor-Estado.

Ante este nuevo tratado hay inquietudes y preocupaciones de las industrias fibra, textil, confección y lácteos; pues aseguran que devastará a las plantas mexicanas por la competencia desleal que hay en Vietnam y Malasia.

Nuevos retos

Con la firma del TPP-11, México entra en uno de los acuerdos comerciales más amplios pese a que no está totalmente preparado para ello.

En esta versión sólo están presentes once miembros, en lugar de los doce originales, luego que Estados Unidos salió de éste.

Además incluye una gran materia de disciplinas más allá del acceso a mercados, como inversión, servicios, propiedad intelectual, cooperación y telecomunicaciones.

“La intención de México siempre fue revivir el TPP e hizo todo lo necesario para que este acuerdo se pudiera rescatar e incluso lideró los esfuerzos junto con Japón y Nueva Zelanda para concretar la entrada”, explicó Luis Enrique Zavala, vicepresidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana.

De El Imparcial. Martes 20 de marzo de 2018.