Desplaza fructosa a azúcar de caña

El crecimiento de la demanda de Jarabe de Maíz de Alta Fructosa por parte de la industria refresquera ha desplazado a la caña de azúcar.

El crecimiento de la demanda de Jarabe de Maíz de Alta Fructosa (JMAF) por parte de la industria refresquera ha estado desplazado considerablemente el consumo de azúcar de caña, acusó Enrique Bojórquez, director general de Sucroliq, empresa dedicada a la producción y comercialización de azúcar líquida.

Antes de 1994, la industria refresquera demandaba alrededor de un millón 700 mil toneladas de azúcar, con lo que cubría el total de su consumo, informó el directivo durante el Segundo Congreso Internacional Zafranet 2018.

Pero en el periodo de 1994 a 2017, estimó, dicha industria demandó un millón de toneladas de azúcar y otro millón de JMAF.

Las perspectivas para este año y los siguientes es que las refresqueras consuman un millón de JMAF, sólo 300 mil toneladas de azúcar de caña y 700 mil toneladas de edulcorantes artificiales, detalló.

El consumo general de azúcar, es decir, tanto de la industria refresquera como el de otras, ha caído en un promedio anual de 2.7 por ciento desde 2011 hasta 2017, pero el consumo de JMAF ha subido 40 por ciento durante el mismo periodo, refirió el directivo, con cifras del Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (Conadesuca).

Dijo que si en el País se utilizara sólo el azúcar que produce, es decir, que la industria alimenticia no incluyera fructosa en sus procesos, México no tendría la necesidad de buscar mercados para exportar.

“México consumiría, en forma natural, todo lo que produce y no tendría que salir (a exportar azúcar de caña) al mercado mundial, como hay importación de Alta Fructosa, pues obviamente eso es lo que genera el excedente”, puntualizó.

Resaltó que el principal comprador de azúcar mexicana es Estados Unidos y de no contar con el Acuerdo de Suspensión, que rige el comercio de azúcar entre ambos países, se correría el riesgo de que no existieran exportaciones nacionales, pero la mejor situación vendría al no adquirir fructosa.

“El peor escenario es que ni siquiera nos compre Estados Unidos, pero el mejor es que entonces no le compremos fructuosa que es algo lógico y de sentido común”, consideró.

De Agencia Reforma. Viernes 14 de abril de 2018.