Editorial: Refresqueras ganan a azucareros

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

maiz-vs-cañaEl cabildeo del maíz y del refresco es más fuerte que el de los azucareros. Por lo menos en México, porque lograron rescatar por un resquicio técnico al jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) de la aplicación de 1 peso por litro a los refrescos que contengan azúcares como endulzante

Una de cada cinco bebidas se endulza con azúcar de caña. Era muy importante proteger al jarabe de maíz y a los maiceros, no a los cañeros, y sobre todo a los grandes embotelladores.

Los productores de maíz y sus derivados como el JMAF llevan años peleando porque se les reconozca el término “azúcar de maíz” para pelear en igualdad de circunstancias por el mercado de los endulzantes en Estados Unidos: azúcar contra azúcar, una de caña o de remolacha y otra de maíz.

También los maiceros llevan años defendiéndose de los ataques de los azucareros que les endilgan la responsabilidad de ser los promotores de la diabetes, el exceso de peso, de las enfermedades del riñón, etc. Unos y otros han pagado investigaciones demostrando que el culpable es el otro. En todo caso ambos lo son pero no directamente.

Los responsables directos son los que permiten el consumo excesivo. Los que avalan las formulaciones de los productos, los que aprueban el consumo de productos que se sabe no son saludables y que además no cargan con los costos de esas enfermedades de carácter público.

En la propuesta de reforma hacendaria que envió el ejecutivo federal a los señores diputados, incluía parejo a los azúcares provenientes de la caña y del maíz, monosacáridos, disacáridos y polisacáridos. Pero los cabilderos del maíz y de las embotelladoras lograron retirar del párrafo correspondiente a los polisacáridos, de donde proviene el almidón de maíz materia prima del jarabe de maíz de alta fructosa.

Como los señores diputados no saben de qué se trata no les pareció importante, o a lo mejor sí lo saben pero permitieron que alguien con mucho poder y dinero los convenciera. Alguien como los grandes refresqueros que utilizan jarabe de maíz alta fructosa en lugar de azúcar de caña para “azucarar” sus bebidas. O sea que al final que importa la salud y el impuesto. Lo importante son la utilidades de las empresas, no la salud ni la recaudación.

Zafranet.com. Martes 21 de octubre de 2013.