Caros, ingenios estatales en venta

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

el_modeloIndustriales y empresarios del ramo azucarero ven la venta de los cinco portafolios en los que se integraron los nueve ingenios para licitación “muy cara”, sobre todo si se considera que requieren inversiones arriba de los 100 millones de dólares para modernizarlos y colocar las fábricas como de calidad mundial.

No obstante, existe la posibilidad de que grandes compañías ligadas al sector, como Grupo Piasa -cuyos accionistas son las refresqueras FEMSA y Arca-, consideren pagar el precio base que fijó el gobierno federal a través del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) de 8,148 millones de pesos.

Lo anterior, si se considera que a la embotelladora de Coca-Cola le hace falta medio millón de toneladas para abastecer su consumo, y resultaría más importante quedarse con un ingenio altamente productivo como lo es Atencingo, y con ello abastecer a las embotelladoras del Valle de México.

En esa misma situación se encuentran Florida Crystal, empresa de capital americano, que requieren suministrar azúcar estándar para sus refinerías en Estados Unidos, y la venta de los ingenios podría representar una razón estratégica para crecer su producción en México y tener el abasto garantizado para sus propias refinerías.

Consultado al respecto, Juan Cortina Gallardo, presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), dijo que sí existen compradores serios interesados en la compra de las fábricas que fueron integradas en paquetes donde “metieron un ingenio bueno con uno no tan bueno”, mismos que requerirán una fuerte cantidad de inversión para terminar de modernizarnos, incluyendo la plantilla laboral.

Cabe destacar que el proceso sigue en curso y 12 empresas, tanto de capital nacional como extranjero, adquirieron las bases de licitación y realizaron un depósito de una garantía de seriedad de 5 millones de pesos. El proceso concluirá el 12 de junio.

De acuerdo con el presidente de la cámara, todos los ingenios requieren inversiones y éstas podrían tardar hasta 10 años.

Cortina Gallardo comentó que Grupo Azucarero México (GAM), del cual es director, también analiza continuar con el proceso de licitación para adquirir alguno de los portafolios de venta de ingenios.

Agregó que el director de FEESA, Carlos Rello, hizo un excelente trabajo al frente de esos ingenios que fueron arreglados para venderse, mejorando su operación y bajando sus costos de producción, pero aún costará trabajo ordenarlos. “La transformación de un ingenio a uno eficiente toma mucho tiempo, muchas inversiones y un esfuerzo muy grande, porque está trastocando temas sociales en todas las comunidades”.

 

María del Pilar Mertínez. El Economista. Viernes 30 de abril de 2015.