El nuevo ciclo trae más retos a la industria azucarera mexicana.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Con el inicio de mes, comienza también el nuevo ciclo azucarero 2016-2017.

Luego de la licitación de los nueve ingenios azucareros que eran administrados por el gobierno, en su nueva conformación, la industria azucarera mexicana volverá a trabajar en su totalidad, administrada por la iniciativa privada.

Aunque se critica que por la licitación de las factorías (alguna vez propiedad de Grupo CAZE)  se obtuvieron menos recursos que los utilizados en su administración, es una realidad que la venta de los ingenios significa una carga menos para las arcas públicas, muy deterioradas en plena época de crisis y de recortes al presupuesto de egresos de la nación.

Si aún con el nuevo esquema industrial será difícil que los problemas de la industria desaparezcan, entonces, ante la inestabilidad de precios el azúcar en el mercado mundial; los ingenios mexicanos tendrán que encontrar la fórmula adecuada para colocar sus abundantes inventarios tanto en en mercado doméstico como en el de exportación.

Tal como fue vivido, este último año ha sido de los más complicados en materia comercial porque de entrada, la libertad gozada en el marco del TLCAN se ha visto limitada por los efectos de los acuerdos de suspensión de las investigaciones contra dumping y subsidios impuestos por el gobierno de EUA.

Y aunque desde hace ya varios años se ha hablado de la diversificación de la caña de azúcar como una necesidad para no depender de los vaivenes del mercado azucarero; creando biocombustibles y energía, es una realidad que aún falta mucho trabajo para lograr acuerdos. Evidentemente, los 51 ingenios privados tiene ante si la necesidad de realizar inyecciones de capital en pro de mejorar la planta industrial y el campo cañero si lo que quieren es sobrevivir ante la feroz competencia internacional. Debe estar presente el claro compromiso de desarrollo y modernización.

Con su nueva conformación, la agroindustria azucarera  tendrá dos consorcios que serán los dominantes en la producción nacional y que pasarán a liderar la búsqueda del desarrollo de la industria en su conjunto, con empleo bien remunerado y con férreo impulso a la eliminación del trabajo infantil. Los objetivos de mediano plazo deberán estar enfocados a la sustentabilidad y el comercio justo.

Evidentemente se espera que la industria realice más inversiones y que impulse una mayor investigación en beneficio de todo el sector

El trabajo es quizá mucho pero sólo con la participación conjunta de industriales, sindicatos, agrupaciones campesinas, cortadores, jornaleros, transportistas, autoridades y sociedad en su conjunto se podrá dar el impulso al sector. De nada servirán los buenos deseos si no se camina la misma senda del desarrollo.

Redacción. Área de Análisis de Zafranet Comunicaciones. Martes 4 de octubre de 2016.