Transnacionales se beneficiarían con arancel al azúcar mexicano

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Las empresas refresqueras que operan aquí resultarán beneficiadas si Estados Unidos impone un arancel al azúcar que compra a México porque se generaría un exceso de oferta del endulzante en el mercado interno, previó el grupo financiero Citibanamex.

El precio del azúcar que se comercializa en el país podría bajar hasta en un 10 por ciento, consideró, y con ello grandes empresas de la industria de bebidas y alimentos industrializados como Arca-Contal, Coca Cola-Femsa y Bimbo reducirán costos de operación y, en consecuencia, aumentarán sus beneficios económicos durante el segundo trimestre de 2017.

No obstante, dichos beneficios económicos se mitigarán si, como respuesta, el gobierno mexicano autoriza a su vez “un arancel compensatorio” contra la importaciones de jarabe de maíz de alta fructuosa provenientes de Estados Unidos que también son utilizadas por el sector, acotó Citibanamex en un análisis titulado “Las negociaciones del TLCAN sobre el azúcar podrían agriarse”.

El jarabe de maíz de alta fructosa importado por México tiene un valor comercial de unos 980 millones de dólares, en tanto que el valor de las importaciones estadounidenses de azúcar mexicano llega a 700 millones de dólares, detalló.

Son los dos edulcorantes que se utilizan en la industria refresquera en México y que representan hasta un 20 por ciento de los costos de ventas de las embotelladoras de Coca- Cola en México, es decir Arca-Contal y Coca Cola Femsa, según el grupo financiero.

En tanto que para la empresa panificadora Bimbo, el azúcar representa 6 por ciento de sus costos en edulcorantes para la producción de sus artículos de confitería y panadería.

“Creemos que la reanudación de los aranceles a la importación de azúcar mexicana en Estados Unidos podría resultar en una reducción de los costos del azúcar durante el segundo triumestres de 2017 para Arca-Contal, Coca-Cola Femsa y Bimbo en México.

“Una contracción del 10 por ciento en el precio del azúcar, suponiendo que no cambia el volumen utilizado, podría aumentar beneficio económico anual antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA, por sus siglas en inglés) en 1.1 por ciento para Arca-Contal, en 1.3 por ciento para Coca Cola-Femsa y en 0.7 por ciento para Bimbo, según nuestros estimados preliminares”, sentenció el análisis de Citibanamex, a cargo de Alexander Robarts, Sergio Marsumoto y Jeremy Smith.

Coca-Cola comprará el endulzante más barato.

Bimbo utiliza principalmente azúcar para sus productos, en tanto que las embotelladoras de Coca Cola en México usan la misma proporción de azúcar que de jarabe de maíz de alta fructuosa, es decir 50 y 50 por ciento.

“En el peor de los casos, si ambos países imponen aranceles, las embotelladoras de Coca–Cola tiene la flexibilidad de cambiar su mezcla de edulcorante en favor del insumo más barato”, indicaron los analistas.

Hace una semana, el primero de mayo, el Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció su intención de reanudar los aranceles a la importación de azúcar mexicano en caso de no llegar a un acuerdo con el gobierno mexicano para el próximo 5 de julio, luego de que desde diciembre de 2014 acordaron suspender aranceles pero a costa de reducir el volumen de exportación de azúcar mexicana.

La Secretaría de Economía (SE) responsabilizó a los industriales y refinadores estadunidenses de trabar las negociaciones al pretender que sólo se exporte azúcar cruda y no refinada, demandas que calificó como “excesivas”.

“Han aprovechado el proceso de negociación para tratar de limitar el abasto de azúcar cruda de México exclusivamente para sus refinerías y eliminar toda competencia de azúcar refinada de México en el mercado estadunidense”, acusó la dependencia el lunes pasado.

Citibanamex refirió que el azúcar mexicana representa el 10 por ciento de dicho endulzante que se comercializa en Estados Unidos y el 43 por ciento de las importaciones que en total realiza en el mundo.

Para México, las exportaciones de azúcar hacia su principal socio comercial equivalen al 17 por ciento de la demanda de azúcar o 74 por ciento de sus exportaciones del endulzante.

En cuanto a los precios, los del azúcar subieron 37 por ciento durante 2017 y los del jarabe de maíz de alta fructosa aumentaron 36 por ciento, en tanto que en lo que va de 2017 los incrementos se han moderado al llegar al 2 y 11 por ciento de incremento, respectivamente.

De La Jornada. Lunes 8 de mayo de 2017.