Editorial: Barrer, barrer las calles, barrer las hojas, la basura, levantar el polvo. Tirar y reconstruir.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Uno nunca sabe porqué pasan las cosas. El martes hace una semana un nuevo sismo golpeó tan fuerte como en 1985, no sólo a los habitantes de la CDMX sino también a los de la megalópolis y más allá, otra vez en el sur sureste del país.

Un sismo que dejó desolación en varios municipios cañeros, como Zacatepec en Morelos, pero también en Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Tabasco, aunque es todavía muy temprano para evaluarlo, de cara a la zafra 2017-2018 a escasa una semana de iniciar.

Los desastres naturales que nos han asolado nos dan oportunidad al mismo tiempo de reflexionar sobre el futuro que queremos, no sólo en el aspecto sectorial, la agroindustria de la caña, de la agroenergía, del mercado de los edulcorantes calóricos que tenemos en común con Estados Unidos. Sino en general, qué país queremos.

El fin de semana pasado se inició la tercera ronda de negociaciones del TLCAN en Otawa, Canadá, con los augurios más adversos, pero quizás promisorios de cara a dejar de depender de un solo mercado. Nos cuesta trabajo pensar en dejar esa dependencia histórica aunque la realidad nos obliga a voltear pausadamente hacia otra latitudes. No hay de otra.

En azúcar no podemos competir en el mercado mundial, tampoco en agroenergía. Por tanto en el caso de la caña debemos buscar una diversificación local, buscar que los excedentes de caña se dirijan al desarrollo de otras industrias, otros productos, tratando de disminuir o acotar las exportaciones y dependencia del mercado norteamericano. Y de la veleidad de sus dirigentes.

Ahora que tenemos la suerte de reiniciar un nuevo ciclo, en medio de desastres, es imperativo que los industriales azucareros, productores, obreros, todos y cada uno de los participantes pensemos en apoyar la reconstrucción del país y las zonas más afectadas por los fenómenos naturales, pensemos en construir la diversificación de la agroindustria, reducir la dependencia de la mera producción de azúcar, reducir la dependencia del mercado estadounidense, ganarle terreno al jarabe de maíz, abatir conflictos de interés para unificar criterios, objetivos, proyectos, darle futuro y sustentabilidad a largo plazo.

Redacción. Área de Análisis de Zafranet Comuniaciones. Martes 25 de septiembre de 2017.