Editorial: Desastres naturales y el desastre de las acciones humanas

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

No es demasiado distinto un efecto climático, fenómeno natural, actividad de la naturaleza, una erupción, terremoto, huracanes, tifones, tsunamis, avalanchas o sequías o la llegada a una nueva edad del hielo; de la actividad del ser humano sobre la naturaleza en general o en particular, la acción de un presidente de un país como Corea del Norte Kim Jong-Un o un presidente como Donald Trump.

La actuación de ambos, un “desastre humano”, es capaz de generar incertidumbre incrementada capaz de rivalizar con un fenómeno de la naturaleza que puede ser catastrófico.

Hemos llegado al grado de que la utilización de un desarrollo tecnológico, una app, el twitter,  un tuit en específico, un tuitero compulsivo con “poder” otorgado por votantes o por herencia, es capaz de rivalizar con un fenómeno natural en términos de poder destructivo. Generar miedo, provocar pánico, incertidumbre, pues.

Un líder insolente y ególatra de la misma calaña de un tuitero  compulsivo que gusta de jugar y amedrentar con juegos de artificio atómicos capaz de generar tal terror como la amenaza de un tsunami, o una erupción volcánica. O peor, una guerra con fuegos irracionales, dignos de dioses griegos que desde un Olimpo celestial enojados con la humanidad lanzaban amenazantes rayos destructivos.

Hoy estamos asediados por huracanes, golpeados por sismos, naturales, económicos y políticos. En lo económico, un dólar debilitado a imagen y semejanza de su líder tuitero, hace correr a los inversionistas lejos de la divisa históricamente asilo ante la incertidumbre, pero ahora lejos de serlo ante la impredictibilidad del habitante de la Casa Blanca.

Los inversionistas y especuladores están recurriendo a lo que mandan los fenómenos naturales y humanos: asilarse en el oro y la plata, los menos propensos al riesgo, ni siquiera a los bonos del gobierno de Trump, y los más visionarios hacia los commodities básicos en función de la expectativa de que los huracanes y sus estragos lleven a subir el precio de los alimentos, de la energía, de lo básico más básico: comida y energía.

Hoy, para México y de cara a ser menos vulnerables a los fenómenos de la actividad humana, la otra es impredecible, es imprescindible negociar un TLCAN que ofrezca mejores condiciones a quienes han estado al margen de sus beneficios. Evitar que el tuitero nos amenace y decida unilateralmente lo que tenemos que hacer y obedecer.

Es urgente mirar al Sur, tanto de nuestro país como del continente. Es urgente diversificar mercados, Europa, Asia, África, Latinoamérica, pase lo que pase, para tener poder de negociación con nuestro perenne vecino del norte. La geografía puede ser inmutable. Nada fortalecería más nuestra posición contra la iracunda reacción de poderosos irracionales que tener alternativas, otros planes, otros socios, otros destinos.

Redacción Área de Análisis de Zafranet. Viernes 8 de septiembre de 2017.