Confían que AMLO destrabe el problema de la fructosa.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Si el equipo negociador del TLCAN de Andrés Manuel López Obrador llega a destrabar el tema de las importaciones del jarabe de maíz de alta fructosa, le estarían restituyendo más de 500 millones de dólares anuales al sector cañero del país.

Enrique Bojórquez, director de la empresa Sucroliq, sostuvo que tiene confianza en el equipo negociador que ha nombrado López Obrador y que encabezará Jesús Seade Kuri, quien actualmente es miembro del Comité de la Facultad de Asia Global y profesor de cátedra de Economía y ex vicepresidente de la Universidad de Lingnan, en Hong Kong, para resolver esta situación.

Destacó que el actual gobierno ha evitado por todos los medios “entrarle a este tema”; y no se trata de proteger a este sector sino que haya un comercio bilateral justo entre Estados Unidos y México.

“Tengo confianza de que se va a componer la relación comercial entre Estados Unidos y México, tenemos un comercio bilateral de azúcar y fructosa completamente disparejo y con la amenaza que nos lanza cada ratito la Secretaría de Economía, que para no hacer enojar a los Estados Unidos aceptamos cualquier condición de ese país y no nos defendemos de la entrada de la fructosa a precios dumping”.

El empresario reiteró que no se trata de proteger al sector cañero del país, sino ser consistente con un discurso de libre comercio y justo.

Cuestionó el por qué hay restricciones en el azúcar y en la fructosa no.

Refirió que México es autosuficiente en azúcar, por lo que no es necesario sustituir importaciones.

“Este tema es de lo más sencillo destrabar, sólo ha faltado sentido común y entender, así que ojalá esta administración que está por iniciar tenga la visión y sobre todo la decisión realmente de entrarle a este tipo de temas y que puede ser el inicio del cambio en el campo mexicano”, añadió.

Bojórquez afirmó que el actual gobierno no ha querido hablar abierta y públicamente, sabe que el acuerdo en el tema azucarero fue malo, pero no se anima a dar el paso para entrarle verdaderamente.

“Lo peor es el argumento que dan, de que si detienen la fructosa, se va a afectar la renegociación del TLCAN, y esto es darle una importancia demasiado grande al tema de edulcorantes, creo que tanto Estados Unidos como México estarían mejor sin que este capítulo entre dentro del acuerdo trilateral, porque Canadá está involucrado, este capítulo azucarero es meramente bilateral”, subrayó.

De El Financiero. Viernes 6 de julio de 2018.