Aseguran que acuerdo azucarero México-EUA está funcionando.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Representantes de la industria azucarera de los Estados Unidos y México, hablando el 7 de agosto en el Simposio Internacional de Edulcorantes en Traverse City, elogiaron el éxito de un acuerdo comercial azucarero firmado hace un año.

Aunque ha habido desafíos, “no hay problemas serios con los acuerdos de suspensión”, dijo Humberto Jasso, presidente ejecutivo de la Cámara Mexicana del Azúcar, que representa a la industria azucarera de México.

“El primer año de los acuerdos de suspensión fue positivo”, dijo Jasso. “Ha habido desafíos, pero hemos superado la mayoría de ellos”.

El Sr. Jasso dijo que los obstáculos incluían la producción de azúcar por debajo de 99.2 polaridad (básicamente azúcar sin refinar) de la industria mexicana diseñada para producir principalmente azúcar refinada, licencias de exportación, distribución de licencias de exportación entre los ingenios azucareros de México, calendario de embarques de exportación requerido por los acuerdos de suspensión y otros.

México y Estados Unidos acordaron acuerdos de suspensión revisados ​​en junio de 2017 que entraron en vigencia el 1 de octubre.

Esos acuerdos “suspendieron” los derechos antidumping y compensatorios impuestos por los Estados Unidos después de que se determinó que México estaba vendiendo azúcar a los Estados Unidos a precios inferiores a los precios en México (dumping) y estaba subsidiando su rama de producción nacional, con daño de la industria azucarera de EE. UU.

Los límites de exportación impuestos por los acuerdos reemplazaron el libre comercio de edulcorantes (edulcorantes de azúcar y maíz) entre los Estados Unidos y México en virtud del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. También cambiaron la mezcla de azúcar mexicano exportada a los Estados Unidos, requiriendo un 70% con 99.2 polaridad o menos (cruda) y un 30% refinado del 53% y 47% anterior, y precios mínimos o de referencia ajustados para el azúcar de exportación, entre otros requerimientos.

Dijo que era importante que México conociera el límite de exportación establecido por los Estados Unidos durante la cosecha de caña en México, para que las fábricas puedan ajustar la producción de 99.2 polaridad y azúcar refinada en consecuencia.

El Sr. Jasso dijo que si no hubiera un TLCAN, no habría exportaciones de azúcar a los Estados Unidos debido a los aranceles y las importaciones de JMAF de México, que básicamente han reemplazado el azúcar exportado a los Estados Unidos.

Mike Gorrell, presidente y director ejecutivo de Imperial Sugar Co., estuvo de acuerdo en que los acuerdos de suspensión estaban funcionando. Imperial depende casi por completo de las importaciones de azúcar de caña en bruto, muchas de las cuales provienen de México.

“Los mercados de edulcorantes de EE. UU.y México finalmente han encontrado un equilibrio razonable”, dijo Gorrell. El saldo se produjo después de 10 años de “comercio traumático” entre los dos países durante el cual ambos mercados se quedaron sin azúcar dos veces, dijo.

Frank Jenkins, presidente de JSG Commodities, Wilton, N.J., estuvo de acuerdo en que México estaba en camino de cumplir con todos sus compromisos de exportación a los Estados Unidos bajo los Acuerdos de Suspensión revisados ​​en una presentación en el simposio el 6 de agosto.

“México ha funcionado de manera impecable”, dijo el Sr. Jenkins.

De Food Business News. Viernes 10 de agosto de 2018.

Dejar un comentario