EU nunca ha respetado el Tratado de libre Comercio y México no dice nada: empresario azucarero.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Ellos sí deciden cuánta azúcar entra a su país, mientras México permite la importación inmoderada de fructosa

A partir de la entrada de la fructosa al país hay más diabéticos y más obesos: Rodolfo Perdomo.

En 15 años el azúcar mexicana no ha podido entrar al Tratado de Libre Comercio, porque los que deciden cuánto debe entrar de este edulcorante al país del norte es el Gobierno de Estados Unidos y el Gobierno de México no ha hecho ni dicho nada; pero sí sigue aceptando la entrada de la alta fructosa, lamentó el copropietario del ingenio “San José de Abajo”, Rodolfo Perdomo Bueno.

Pero agregó que hoy es más grave el tema, porque algunos grupos azucareros propietarios también de grandes empresas refresqueras son los que controlan la producción de azúcar e importan alta fructosa.

Tan es así que en el 2000, la importación de alta fructosa era de 300 mil toneladas, hoy es de un millón 700 mil toneladas de consumo.

“Lo más correcto es que haya realmente un libre comercio, que no haya dumping, que los fructoseros vendan este producto aquí en México como lo venden en su país, y te aseguro que nosotros entramos a competir”, esa es la clave, dijo.

Aseguró que ahorita no se tiene realmente un libre comercio; “el libre comercio se convirtió en reglas del juego y quien las controla es el vecino país del norte.

Al explicar sobre su proyecto, en el que invirtió fuertemente para instalar una planta de azúcar líquida, en el año 2000, dijo que la entrada de alta fructosa echó abajo todo porque su planta no puede competir contra esas plantas fructoseras que son de dumping.

Adicionalmente a eso, está el tema delicado de salud, “donde está comprobado el grave daño que causa el consumo de este jarabe de la fructosa, porque no se metaboliza, mientras que la sacarosa es glucosa y fructosa juntos y hacen una nueva molécula; es digerible y que no afecta aspectos de tu hígado, ni problemas de diabetes”.

Sin embargo, aseguró que a partir de que entra la fructosa al país, hay más diabéticos, más obesos, “pero lo más grave es que el Gobierno de México no está haciendo nada”.

No obstante, confió que ahora con el cambio de Gobierno, “seamos escuchados un poco más, porque es un tema socialmente importante”.

En términos generales, desde el año 2000 esto del Tratado de Libre Comercio no ha cambiado nada; al contrario, los más beneficiados siguen siendo los Estados Unidos.

Las negociaciones de los americanos son terribles, comentó, porque ha sido un refrito desde hace 15 años; las exportaciones cada vez son menos y ellos siguen incrementando sus importaciones de forma por demás espantosa; pero a la par también las enfermedades de diabetes. “Las afectaciones para México son: por un lado la economía y por otro lado la salud”, aseguró Perdomo Bueno.

Se quejó de que los grupos azucareros más beneficiados de la entrada de alta fructosa es el Grupo Beta San Miguel (propietario de 12 ingenios del país), consume este jarabe a través de sus socios (Coca-Cola, Nestlé y Bimbo); “por eso están calladitos, no les interesa pelearse contra la fructosa”.

Otro grupo, dijo, que también está entre los privilegiados, es ZUCARMEX, socio de Cargil, que también consumen fructosa; entonces estos dos grupos azucareros, que son prácticamente la suma de la mitad de la industria azucarera del país; y que forman parte de la Cámara de las Industrias Azucarera y Alcoholera del País, tampoco dice nada.

Y un tercer grupo azucarero, que es PIASA, “los refresqueros de Coca-Cola, son grupos que ya están acomodados con fructosa y azúcar y que les conviene que todo siga así”.

Pidió a la Secretaría de Economía exija a los industriales refresqueros que en la etiqueta de sus refrescos, le pongan de qué está hecho su producto y no que sólo le ponen “bajo en azucares”.

Advirtió que en este momento ya no es un problema económico, sino de salud; y que el próximo Gobierno de Manuel López Obrador, ojalá y tome este tema como prioritario por el bien de la industria azucarera y de la salud de los mexicanos, acotó.

De ACP. Miércoles 12 de septiembre de 2018.