Plaga deja pérdidas de más de 50 millones de pesos a cañeros de Quintana Roo.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

La plaga de la mosca pinta dejó en Quintana Roo, en 2017, una pérdida de 50 millones 975 mil pesos a productores cañeros del municipio de Othón P. Blanco, donde afectó dos mil 431 hectáreas de cultivo de caña.

El Informe Fitosanitario de la Caña de Azúcar del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, disponible en la página del Comité, indicó que de las tres mil 78.50 hectáreas más de dos mil 400 presentaron infestación de mosca, con un volumen de pérdida superior a las 82 mil 800 toneladas.

La plaga más perjudicial para la caña de azúcar es la mosca pinta, misma que puede afectar hasta el 60 % de los rendimientos, siendo capaz de aniquilar un plantío de caña cada 15 días, destaca el informe.

Ante la situación que prevaleció en el cultivo de caña por la plaga, el Comité impartió 10 pláticas en los que participaron 136 productores con el objetivo estratégico de contribuir a la reducción del nivel de infestación de la mosca pinta, pues la afectación monetaria en el municipio capitalino fueron superior a los 50 millones de pesos, que se traduce en una pérdida mayor a las 80 toneladas de producto.

El informe, resalta que el cultivo de la caña en el Estado es la actividad más importante en el sur, debido a los miles de empleos que genera y a la derrama económica que genera. Abarca poco más de 30 mil hectáreas distribuidas en 14 ejidos de la Ribera del Río Hondo, donde se produce más de un millón de toneladas anualmente.

Pedro López Sánchez, gerente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, indicó que debido a la falta de recursos solo se realizan actividades de prevención como muestreo y monitoreo de áreas con historial de ataque durante todo el ciclo del cultivo.

Explicó que el técnico asignado es quien realiza la inspección de manera mensual en el caso del muestreo; mientras que en el trampeo consiste en la colocación de dos trampas pegajosas por hectárea que consiste en bolsas amarillas de 50 X 70 cm calibre 300, para determinar los niveles de infestación y decidir los diferentes tipos de control conveniente para cada productor.

De Sipse. Jueves 27 de septiembre de 2018.