Análisis de la situación actual por tendencia, producción y consumo de edulcorantes en México.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Por su importancia y dimensión social, la agroindustria azucarera mexicana (lugar 7 en producción mundial de Azúcar), es un ícono en el ámbito productivo nacional.

Con sus 51 unidades instaladas en 15 estados del país, 800 mil hectáreas sembradas que producen 55.8 millones de toneladas de caña, la agroindustria azucarera mexicana produce 6.25 millones de toneladas, siendo abastecida por 190 mil agricultores, generadora de 700 mil empleos directos y 1.5 millones de empleos indirectos.

De 2004 al 2018, la producción se ha incrementado en 19.5% y su consumo ha mermado en 14.1%, problema generado por el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), sustituto edulcorante derivado de un cultivo transgénico y transformado durante su procesamiento con dos enzimas transgénicas (alfa amilasa y glucosa isomerasa).

Este sustituto es importado y se comercializa en el mercado nacional con un precio 38.2 % menor al de su país de origen. El crecimiento en el consumo de este JMAF entre 2004 y 2018, ha sido de 1,091.6 %, afectando la economía de la agroindustria en general, propiciando una crisis en esta zafra 2018/2019, que afectará el 25 % de los ingresos de los agricultores ($10,721 MMPP), al tener que exportar 2.6 millones de toneladas de azúcar a un precio del 66 % del doméstico.

Tradicionalmente, los mexicanos hemos mantenido una ingesta de edulcorantes entre 51-52.5 kg per cápita. Mientras se consumía azúcar de caña natural, nunca se tuvieron problemas de obesidad y diabetes y, a raíz del incremento de la ingesta del JMAF transgénico, mantenemos afectaciones en obesidad, diabetes y enfermedades cardiacas. Curiosamente en los EE. UU. de 2004 a 2018, la ingesta del JMAF han mermado en 34.2 %, sin embargo, el consumo de azúcar se ha incrementado en el mismo periodo en 28.4 por ciento.

EUA ha importado un promedio de 1.1 millones de toneladas de azúcar mexicana, ellos exportan maíz amarillo para producir 550 mil toneladas de JMAF en México y 1.06 MM de toneladas de JMAF de importación directa (1.61 MM de toneladas de JMAF). Este intercambio saludable para ellos nos afecta a nosotros, pues en el etiquetado de los productos de mayor consumo en México, se especifican azúcares, sin detallar si es, azúcar de caña o jarabe de maíz de alta fructosa (transgénico).

El actual gobierno deberá contemplar la urgencia para resolver este conflicto considerando:

  • La cancelación de la importación de maíz transgénico para la producción de JMAF en México, por afectar a los 190,000 agricultores de la caña de azúcar,
  • La cancelación de la importación de jarabe de maíz de alta fructosa transgénico, por los efectos negativos en la salud de los mexicanos y afectar comercialmente al azúcar nacional ($18,750 MMPP), y
  • La imposición de cuotas compensatorias a las importaciones de etanol, producido con maíz transgénico y subsidiado de los EUA, para tener la posibilidad de diversificación de la agroindustria azucarera en bioenergía (etanol combustible y cogeneración eléctrica).

Por su trascendencia en las cadenas de proveeduría de bienes y servicios a la agroindustria azucarera, es necesario motivar a los afectados, para que la cadena de no-valor, no los impacte.

Redacción. Federico López Medel/*. Jueves 17 de enero de 2019.

/* Federico López Medel es Ingeniero Químico de la Facultad de Ciencias Químicas en Orizaba, de la Universidad Veracruzana en 1974. Diplomado en el ITESM Campus Córdoba, en Alta Dirección en Administración en 1984. Diplomado en Administración Estratégica para el año 2000.- THE UNIVERSITY OF TEXAS AT AUSTIN Graduate School of Business 1994. Federico tiene 43 años de experiencia en las industrias Azucarera, Embotelladora-Alimentos, Bioenergía, Bienes de Capital y Metalmecánica, como Ejecutivo, en participación de Consejos de Administración y como asesor de varias empresas, ingenios azucareros e instituciones privadas y sociales.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Zafranet.