Bloqueo a bodegas de ingenios pone en riesgo zafra de este año

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

La industria azucarera nacional “está entrando en crisis” al cumplirse 78 días (más de dos meses y medio) del bloqueo de bodegas de los principales ingenios azucareros del país que protagonizan organizaciones cañeras, como medida de presión para que se incrementen los precios del endulzante, y que pone “en riesgo” la zafra actual, pues se puede desperdiciar hasta un 30 por ciento de la misma, advirtieron Jorge Alfredo Pacheco y Juan de Dios Ramírez, director y analista en jefe de la consultoría Zafranet.

El gobierno “no le ha entrado al toro por los cuernos” y sólo se ha mantenido expectante del problema, acusó, aún cuando por el bloqueo sólo se ha podido exportar el 32 por ciento del azúcar programada pese a la saturación que hay en el país.

Además, en el mercado nacional el bulto de 50 kilos de azúcar estándar se encareció “brutalmente” al llegar 745 pesos a mediados de febrero pasado, lo que implica un aumento de 35 por ciento en las primeras 4 semanas del bloqueo, pero Pacheco sostuvo que el impacto no ha llegado a los consumidores finales y en la industria ha sido amortiguado por el incremento en las importaciones de edulcorantes de Estados Unidos, en particular el jarabe de maíz o fructuosa, cuyo precio es más barato.

“La Secretaría de Agricultura calculó que las exportaciones de azúcar tendrían que sumar 2 millones 600 mil toneladas. Solamente en este ciclo se van a tener que exportar millón y medio de toneladas de azúcar al mercado mundial, con un precio muy bajo de menos de 13 centavos de dólar por libra, lo cual nos da un precio por bulto por debajo de 300 pesos, menos de la mitad de lo que se vende en el mercado nacional, principal causa de la crisis actual”, indicó Pacheco.

Sostuvo que además se tienen 300 mil toneladas que no se han vendido del ciclo anterior y al 24 de marzo se habían exportado sólo 836 mil toneladas, lo que implica “sólo el 32 por ciento de lo que tendríamos que exportar en este ciclo”.

“Entre abril, mayo y junio se deben exportar 700 mil toneladas, lo cual es realmente complicado, casi la mitad de lo que se tiene que exportar”, indicó Juan de Dios Ramírez Morales, analista en jefe de Zafranet. Si bien dijo que la zafra actual que comenzó el primero de octubre de 2018 y concluye el 30 de septiembre de 2019 ya registra un 70 por ciento de avance, por la saturación de azúcar se corre el riesgo de que un 30 por ciento de la producción sea desperdiciada.

Hasta el momento, puntualizó, “los ingenios no han parado el procesamiento de la caña de azúcar, pero como las bodegas están saturadas va a llegar el momento en que van a tener que detener operaciones y la afectación ya no sólo sería para los consumidores sino también para los cañeros porque la caña tirada en el campo y en los patios de los ingenios pierde la sacarosa y su calidad. Se echaría a perder. Cuando se tarda mucho tiempo en moler la caña se pierde hasta en un 40 por ciento la productividad de sacarosa”.

Indicaron que la protesta campesina que inició con mucha fuerza desde el 19 de enero, principalmente en Veracruz donde se ubica la mayor región azucarera del país, ha ido menguando porque las importaciones de fructosa no han cesado. Este año se estima que el consumo alcance la cifra de un millón 600 mil toneladas lo que representa el 28 por ciento del consumo nacional de edulcorantes en México, refirió Juan de Dios Ramírez.

Una solución para el exceso de azúcar sería utilizar la caña excedente en la producción de gasolinas, lo cual ya puede llevarse a cabo en todo el país, excepto en las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey porque ya fue liberada la Norma Oficial Mexicana 016 (NOM – 016) que permite usar el etanol, proveniente de la caña de azúcar, en la producción de estos combustibles, con lo que su precio se abarataría hasta hasta en 2 pesos por litro además de que se trata de una energía limpia, indicó Jorge Lerdo de Tejada, director del Consejo de Granos de los Estados Unidos.

Sin embargo, reconoció que ésto no representa una solución en lo inmediato para el exceso de azúcar ya que en México no existe todavía la infraestructura para producir etanol suficiente ni las 30 bio-refinerías que se requieren, pero comentó que Pemex ya está revisando los contratos de suministro de etanol para aquellos que ganaron los concursos varios años.

De La Jornada. Miércoles 10 de abril de 2019.