Plagas dejan pérdidas de 20 toneladas de caña por hectárea.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

En los dos últimos años, cañeros de ribera del Río Hondo, en Quintana Roo, registraron pérdidas productivas de unas 20 toneladas de caña por hectárea a consecuencia de la plagas del picudo y del gusano barrenador.

Las organizaciones cañeras están uniendo esfuerzos para controlar el azote, dijo Armando Mosqueda Júnes, secretario General de la Unión Local de Productores de Caña A.C, quien explicó que en los dos últimos años, solamente se han podido rescatar un aproximado de 60 toneladas de caña por hectárea, mientras que en años anteriores se cosechaban hasta 80 toneladas, lo que significa una pérdida de unos 14 mil pesos por hectárea.

En este sentido, dijo que en unión con la otra organización de cañeros, como la Confederación Nacional de la Pequeña Propiedad Agrícola (CNPR), realizan un control masivo junto con otras técnicas campesinas que lograron mejorar la producción de caña.

El insecto “picudo” es una de las plagas características en este tipo de cultivo que daña el tallo de la caña y afecta su pureza.

Detalló que, estos insectos dañan la pureza de los jugos de la caña y esto provoca que durante el proceso no se pueda tener el mismo rendimiento de azúcar pues según los lineamientos se deben mantener un 86 y 87 % de pureza, mientras que actualmente apenas cumplen con un 75 y 77 % de pureza.

Son 14 ejidos los que forman la zona de abasto en los que se presentó esta problemática de baja producción debido a las plagas. Confesó que actualmente, se presenta esta plaga de picudos, registrándose hasta unos 20 insectos por cepa, mientras que la preocupación inicia cuando la producción cuenta con cuatro picudos por cepa.

Exhortó a todos los cañeros a vigilar constantemente sus ejidos para evitar que estas plagas se esparzan, así como el uso adecuado de insecticidas.

De acuerdo con los productores, el gusano barrenador afecta plantas jóvenes que aún no han formado entrenudos, perfora el tallo por la parte basal, haciendo una galería en el interior y secando la hoja bandera.

Por otro lado, el “picudo” es un insecto en forma de escarabajo que se introduce en las cañas a través de perforaciones realizadas por el barrenador para depositar sus huevecillos al interior de la vara y alimentarse de la misma.

De Novedades de Quintana Roo. Miércoles 10 de abril de 2019.