Refresqueras y fabricantes de botanas dicen sí a la campaña de salud de AMLO

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

Los productores de refrescos y comida con alto contenido calórico se salvaron de un aumento de impuestos como lo proponían algunos legisladores; sin embargo, lo que sí habrá será una campaña “como nunca” antes vista que busca impulsar el presidente Andrés Manuel López Obrador para que la población coma saludable.

Al respecto, refresqueras y fabricantes de botanas como Arca Continental, Coca-Cola Femsa, PepsiCo y Bimbo afirman, a través del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), que participarán en los esfuerzos que busquen mejorar la educación y promover hábitos de alimentación saludables en distintos espacios, desde los medios de comunicación masiva hasta los programas escolares, centros comunitarios y otros canales.

“Reconocemos el interés expresado por el presidente para educar a través de una campaña sobre hábitos de alimentación saludable. La industria de alimentos y bebidas continuará, como ha hecho siempre, impulsando políticas públicas que fomenten hábitos de vida saludables y la participación de todos los sectores de la sociedad”, señaló el organismo a una consulta escrita de Forbes México.

Este consejo agrupa a más de 40 empresas líderes en alimentos y bebidas no alcohólicas y alcohólicas y productos de cuidado personal y del hogar, entre ellas están Mars México, dueño de marcas como Milky Way y M&M´s, así como Nestlé, Gruma, Lala y Alpura.

La campaña de López Obrador tiene como objetivo prevenir la obesidad, diabetes y otras enfermedades relacionadas con la mala alimentación.

“En los medios de información, en todo lo que son tiempos oficiales, que son muchas horas al día, en periódicos, en radio, en televisión, vamos a impulsar una campaña de prevención para la salud, porque muchos de los problemas que se tienen ahora, las enfermedades tienen que ver con la mala alimentación, la obesidad y al mismo tiempo la desnutrición por el consumo de productos chatarra”, dijo el domingo el mandatario durante su visita al hospital rural de Ramos Arizpe, en Coahuila.

El impuesto especial a las bebidas endulzadas fue uno de los más polémicos y criticados por la industria refresquera y otros participantes durante la administración de Enrique Peña Nieto.

El gravamen de un peso por litro a las bebidas azucaradas entró en vigor en 2014 con la reforma fiscal, junto con el impuesto de 8% para la comida ‘chatarra’, con la finalidad de combatir problemas de salud como obesidad y diabetes y disminuir el consumo de estos productos, sin embargo, especialistas indican que ese objetivo no se cumplió.

Respecto a una posible afectación en las ventas por campaña del presidente, ConMéxico indicó que desde hace más de 10 años han trabajado en reformular y ampliar su portafolio de productos para reducir los contenidos de calorías, grasas, azúcares y sodio, además de incrementar fibras, granos integrales, frutas y verduras.

“Para nuestros asociados se trata de un proceso de innovación constante y permanente que permita mantener una oferta amplia, que responda a las distintas necesidades y estilos de vida de los mexicanos”, señaló.

Por ejemplo, PepsiCo, dueño de marcas como Sabritas, Gatorade y Gamesa, ha reducido en 24% la sal en sus botanas en los últimos años.

“Hemos cambiado todos los aceites de la marca Cheetos y hoy el nivel de grasas saturadas es casi inexistente”, dijo Paula Santilli, presidenta de PepsiCo Alimentos México en anterior entrevista.

Por su parte, Nestlé ha disminuido en 15% la cantidad de azúcar en sus chocolates, una categoría en la que tiene marcas como Carlos V, Crunch y Larín, al tiempo en que ha lanzado productos libres de este endulzante, como parte de sus objetivos nutrimentales, según datos a octubre de 2018.

De Forbes. Jueves 22 de agosto de 2019.