La caída del petróleo podría destruir el mercado mundial de biocombustibles

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

El colapso del petróleo sin precedentes de este mes ha enviado ondas de choque a toda la industria energética y más allá. Incluso ha llegado a industrias que, en teoría, deberían estar bailando sobre la tumba del petróleo, pero que en realidad podrían caer con él. Los mercados de biocombustibles en todo el mundo se tambalean por el derrumbe de petróleo de esta semana, desde Brasil a Malasia.

En Brasil, la industria del etanol de maíz ha sido históricamente resistente. “Soportó una espiral monetaria descendente, el malestar económico, un salto en los costos de las materias primas y la agitación política”, dijo un informe a principios de esta semana de Bloomberg Green, una “nueva marca editorial multiplataforma centrada en las noticias, análisis y soluciones del cambio climático” que debutó en enero. “Ahora una de las industrias en auge de Brasil ha encontrado por fin el enemigo que podría derribarla: el colapso petrolero”.

Puede parecer contradictorio que el colapso petrolero tenga un impacto negativo en el biocombustible, que en muchos casos es su competencia directa.

Esto es especialmente cierto en el Brasil, donde la mayoría de los conductores tienen vehículos de combustible flexible, lo que significa que su coche podría funcionar tan fácilmente con biocombustible como con la gasolina tradicional. Pero la mayoría de los biocombustibles se mezclan con la gasolina o el gasóleo normales, y los bajos precios de la energía están causando confusión en todos los ámbitos.

“Los márgenes para el biocombustible basado en granos ya se han vuelto negativos en el estado de Goias, donde se encuentra un tercio de las plantas de la nación”, dijo Bloomberg Green, parafraseando las palabras de Matheus Costa, un analista de INTL FCStone.

Y lo peor está por venir si los precios de la energía se mantienen tan bajos como ahora. Otro experto de la industria, Guilherme Nolasco, presidente de Unem, dijo a Bloomberg Green que “hasta el 60 por ciento de los proyectos de expansión planeados podrían ser desechados”.

Mientras tanto, en Asia, las cosas se ven igualmente sombrías para el sector de los biocombustibles por las mismas razones. “La caída en picada del crudo borra cualquier posibilidad de mezcla discrecional de aceite de palma con diesel, e infla drásticamente el costo de los mandatos gubernamentales”, informó la plataforma principal de Bloomberg en un artículo aparte la semana pasada. “Los biocombustibles, como la mezcla de diesel con palma, necesitan tener un precio atractivo en comparación con los combustibles fósiles para fomentar el consumo, y eso a menudo requiere de subsidios”.

El lunes pasado, el crudo Brent se desplomó por un devastador cerca del 25%. Esto significó grandes problemas para la capacidad de competir del aceite de palma. Si bien el aceite se ha recuperado un poco después de la sacudida inicial (aunque no está ni cerca de donde estaba antes del choque) “el aceite de palma sigue siendo unos 200 dólares por tonelada más caro que el gasóleo, como también se conoce al diesel, la prima más amplia en más de tres años”. Esto tendrá graves repercusiones en la demanda de biocombustible en Indonesia y Malasia.

Este choque es un cambio abrupto de ritmo para los mercados mundiales de biocombustibles, que últimamente han experimentado un enorme auge.

En el Brasil, “el dinero ha estado inundando el sector a medida que empresas como Cargill Inc. trabajaban para aumentar la capacidad en medio de una demanda creciente de combustible renovable”. La producción es alta y estaba previsto que fuera mucho, mucho más alta. “A principios de 2020, FCStone predijo que la producción de etanol de maíz en la próxima temporada 2020-2021 saltaría a 2.500 millones de litros. Eso habría sido más de 16 veces mayor que los 150 millones de litros de hace sólo cinco años”. Pero, ¿es realmente una tragedia ambiental la disminución de la producción de biocombustibles?

Como sugiere el titular de Bloomberg “El derrumbe del petróleo pone en peligro las ambiciones de combustibles más limpios de Asia”, algunos ven esto como un gran paso atrás en el esfuerzo por frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero la sostenibilidad de los biocombustibles es mucho más complicada que eso. El historial del aceite de palma en Indonesia y Malasia no es particularmente positivo, donde es responsable de cantidades devastadoras de deforestación y daños a importantes hábitats naturales.

La situación en el Brasil no es mucho mejor, donde los monocultivos de maíz, caña de azúcar y soja, que se utilizan para los biocombustibles brasileños, contribuyen a la deforestación de la selva tropical amazónica, a menudo conocida como los pulmones de la Tierra. Aunque reducir el consumo de combustibles fósiles está muy bien, es un punto discutible si al hacerlo se reducen algunos de los sitios más importantes de secuestro de carbono que tenemos.

De noticias deI. Viernes 20 de marzo de 2020.