• 28 noviembre, 2020 5:47 AM

En el nuevo Ajedrez Mundial ¡México no está incluido!

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

El mundo empezará una segunda partida en la mesa de ajedrez a partir del 2021, debido a que la anterior quedó en tablas. Para su crecimiento económico, el destino de los países estará dictaminado por la economía regional y el intercambio entre continentes cercanos y admitirán alguno que otro que ayude en una relación de largo plazo.

El pasado15 de noviembre, la Región de Asia y Oceanía movió la primera pieza al firmar el acuerdo comercial de libre comercio entre 15 países de esta región (espera que India se integre) y es el llamado RCEP, Asociación Económica Integral Regional, que es un proyecto promovido principalmente por Pekín, que se negociaba desde 2012 y que no incluye a Estados Unidos.

Los países que la integran son: China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, además de los diez países de la ASEAN (Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya, Laos y Brunei). Si todo sale como el viceministro chino promete y la India se suma al pacto, la futura RCEP abarcará el 47% de la población mundial, o 3,400 millones de personas, y el 32.2% del PIB mundial. También acaparará el 32.5% de la inversión global y el 29% del comercio del planeta.

Estados Unidos está ausente tanto de RCEP como del sucesor del Acuerdo Transpacífico (TPP) integrado por Australia, Brunei , Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam, liderado por Obama en su momento y actualmente fuera, lo que deja a la economía más grande del mundo fuera de dos grupos comerciales que abarcan la región de más rápido crecimiento en el mundo.

Ante esta movida inicial, países de la Comunidad Europea están presionando al país de las barras y las estrellas para lograr un consenso en la relación comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea. El ministro de economía de Alemania, Peter Altmaier, comentó el lunes 16 de noviembre: “Espero desde el fondo de mi corazón que la nueva administración estadounidense nos ayude a lograr un consenso en la relación comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea”. Alemania y otros países europeos, esperan que las barreras comerciales entre Estados Unidos y Europa se levanten una vez que la nueva administración del presidente electo, Joe Biden, asuma el cargo.

Esto significa que podríamos suponer una rectificación entre los aliados que, aunque históricamente antagónicos, están llamados naturalmente a unirse. Sólo falta esperar la posición de Rusia y los países del Medio Oriente, conocer en qué parte de la balanza se ubicarán, o si mantendrán neutrales a la espera de calcular la mejor posición que puedan tener.

Actualmente el coronavirus alteró la economía global de tan diferentes formas de las que podemos contar. Con varios países europeos volviendo a imponer bloqueos estrictos a la luz de una segunda ola prevista del virus, el comercio internacional está preparado para otro período inestable. Dicho esto, aquí están las principales exportaciones de todos los países del mundo a partir del 2018.

De acuerdo al mapa podemos observar que:

• El petróleo es la exportación principal más común en todo el mundo, que abarca América del Norte, África, Oriente Medio y Rusia.

• La fabricación de productos terminados, como automóviles y aviones, es mucho más común en Europa que en cualquier otro lugar del mundo.

• Muchas economías africanas siguen dependiendo en gran medida de la exportación de materias primas, especialmente petróleo, oro y cobre.

• La industria electrónica como principal exportación prevalece más en Asia, donde hay un grupo de países que se especializan en dispositivos electrónicos de alta gama.

De acuerdo a datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), indican que la demanda mundial de energía se recuperará a su nivel anterior a la crisis a hasta principios de 2023 si los países cumplen las políticas sobre el control requerido para el COVID, pero esto se retrasaría hasta el 2025 en caso de una pandemia se prolongue y caemos en una depresión más profunda. La era de crecimiento de la demanda mundial de petróleo llegaría a su fin en diez años y después se podría mantener estable para ir decreciendo en el 2070.

El nuevo modelo del negocio será la reducción de emisiones de carbono a la atmosfera y el control climático, implementando en el mundo regulaciones, políticas públicas y la forma como las energías primarias deberán ser aprovechadas para su uso en el mundo.

La variable a esta nueva partida se llama “La visión de un mundo con cero emisiones netas en 2050”, y depende de que los países y las empresas alcancen a tiempo y en su totalidad, sus objetivos anunciados de emisiones netas cero. La AIE comenta que para llegar a ello, “los gobiernos tienen el papel decisivo, lidereando en el camino, proporcionando la visión estratégica, el estímulo a la innovación, los incentivos para los consumidores, las señales de política y las finanzas públicas que catalizan la acción de los actores privados, y el apoyo a las comunidades donde los medios de vida se ven afectados por cambios rápidos. Tienen la responsabilidad de evitar consecuencias no deseadas sobre la fiabilidad o asequibilidad del suministro. Nuestro futuro energético seguro y sostenible es una elección: para los consumidores, los inversores y las industrias, pero, sobre todo, para los gobiernos”

Ante esto México ha quedado fuera de nuevo y perderemos una oportunidad ante las alianzas, tratados, políticas, acceso a inversión, innovación y todo lo que se asemeje si no cambiamos nuestra visión sexenal a una misión acoplada en forma continua al mundo que adelantó a partir del 2021 lo que iniciaría dentro de una década.

Ramses Pech es analista de la industria de energía y economía. Es socio de Caraiva y Asociados-León & Pech Architects. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn. Martes 17 de noviembre de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *