• 14 mayo, 2021 3:14 AM

Tres países latinoamericanos destacan en energía eólica.

¿Te gusta? Aquí nuestras redes sociales:

En la mitología griega, Eolo era considerado el señor de los vientos. La Odisea de Homero sitúa su residencia en la isla de Eolia, donde cuida de sus hijos y controla los vientos, dispuesto a ayudar o retrasar a los aventureros que llegan a su morada. Uno de ellos es el propio Odiseo, a quien entrega una bolsa con vientos que acabó siendo desatada de forma imprudente por sus marineros, presos de la codicia.

Quizás alguno de aquellos vientos incontrolables haya atravesado el territorio de América Latina durante el año 2020, que a pesar de la pandemia de COVID-19 volvió a marcar un récord en la energía eólica generada en todo el planeta. De acuerdo al último reporte mundial elaborado por la Global Wind Energy Council (Consejo Mundial de Energía Eólica), el año 2020 fue el mejor de la historia en cuanto a nueva capacidad instalada, al alcanzar los 93 GW (gigawatts) en todo el planeta.

La nueva capacidad de generación instalada significó un crecimiento del 53% respecto al dato de 2019 y permitió que el planeta alcanzará una generación total de 743 GW, ampliando así en un 14% la capacidad de producción de energía a partir del viento registrada el año anterior.

América Latina aún está lejos de los primeros lugares en generación de energía eólica pero en 2020 supo concentrar el 5% de la nueva capacidad instalada. En 2020, la región mantuvo el cuarto lugar mundial en ese ranking, liderado con holgura por la región de Asia Pacífico, que gracias a China concentra el 60% del mercado eólico mundial, y seguido por América del Norte con 18.4% y Europa con 15.9%.

Y más allá de que los países latinoamericanos solo experimentaron un crecimiento de 1% en cuanto a su generación eólica entre 2019 y 2020 (algo que Europa, África y Medio Oriente no consiguieron), la región tiene algunos casos que bien merecen la atención de los expertos del sector.

Brasil, un jugador clave en la energía eólica mundial

Uno de esos casos es el de Brasil, que se consolida en el tercer puesto de los países que instalaron más capacidad de generación nueva en 2020. En efecto, el 3% de toda la nueva capacidad de generación eólica se instaló en el país sudamericano, que solo fue superado en ese rubro por dos gigantes del sector como Estados Unidos, que se llevó el 18% de las instalaciones, y China, que concentró el 56%.

El crecimiento brasileño es explicado fundamentalmente por la proliferación de proyectos privados de energía eólica, alentados por los precios competitivos que este tipo de energía tiene en América Latina con respecto a otras fuentes.

La capacidad total de generación de energía eólica aún no ubica a Brasil entre los primeros en el mundo pero sí le asigna un lugar de relevancia. En 2020, Brasil generó el 3% de toda la energía eólica generada en el mundo en instalaciones on shore, es decir, en plataformas continentales. Ese desempeño le permitió ubicarse como el sexto productor mundial, empatado con Francia, y muy cerca de España, que produjo el 4% del total. Delante aparecen India con el 5%, Alemania 8%, Estados Unidos con el 17% y China con el 39%.

¿Quiénes generan más energía eólica en América Latina?

Brasil, a su vez, lidera ampliamente el mercado latinoamericano de generación de energía eólica, con una ventaja considerable sobre sus escoltas México, Chile y Argentina.

A finales de 2020, el gigante sudamericano alcanzó una capacidad de generación total de 17.750 MW (megawatts). México, el segundo en el ranking regional, totalizó 6.789 MW, al tiempo que Chile se ubicó en el tercer puesto con 2.829 MW. Muy cerca, en cuarto lugar, está Argentina, que en 2020 tuvo capacidad para generar 2.618 MW de energía a partir del viento.

1.Brasil:17.750 MW
2.México: 6.789 MW
3.Chile: 2.829 MW
4.Argentina: 2.618 MW
5.Otros países de América Latina: 3.920 MW

Igual que sucede a nivel mundial, el dato de cuánta nueva capacidad de generación agregaron los países durante 2020 permite dimensionar mejor la velocidad con que la energía eólica avanza en algunos países.

Si bien Chile mantiene el tercer puesto en capacidad total, Argentina logró ponerse casi a tiro luego de un 2020 en el que añadió una importante capacidad de generación, superando a todos menos a Brasil.
1.Brasil: 2.297 MW
2.Argentina: 1.014 MW
3.Chile: 684 MW
4.México: 574 MW
5.Otros países de América Latina: 823 MW

Chile y Colombia, dos mercados atractivos para la energía eólica.

El informe 2021 sobre el mercado global de la energía eólica pone especial énfasis en dos países latinoamericanos que no pueden ser considerados grandes productores pero tienen características que los vuelve estratégicos para el desarrollo de proyectos eólicos: Chile y Colombia.

Para el caso de Chile, el Consejo Mundial de Energía Eólica destaca que, si bien la pandemia de COVID-19 significó una desaceleración en el sector eólico, el país incrementó en más de 30% su generación con respecto a 2019 y postergó para 2021 la incorporación de 1,5 GW más de capacidad de generación.

El informe destaca que Chile tiene “recursos naturales excepcionales que lo hacen atractivo para inversiones y desarrollo en energía eólica”. En esa línea, apunta que el país cuenta con algunos “puntos de viento de clase mundial” en el centro de su territorio.

Si bien no estuvo entre los que más crecieron en capacidad de generación en 2020, Chile se ganó el segundo lugar en materia de nuevas inversiones en energía eólica durante el primer año de la pandemia, al captar inversiones por 2.000 millones de dólares.

Para los expertos en energía eólica, las políticas ambientales que el país debe aplicar en los próximos años para cambiar la matriz energética de un país caracterizado por las centrales térmicas y la explotación de cobre, son una oportunidad clave para la proliferación de nuevos proyectos de energía eólica.

El caso de Colombia, en tanto, es visto con interés porque el país tiene en su territorio varias áreas con “gran potencial eólico”. La más importante de ellas es, de acuerdo al informe, La Guajira, la península ubicada al norte del territorio colombiano y con costas sobre el Mar Caribe. Los expertos indican que los vientos superan allí los 10 metros por segundo, por lo que se trata de uno de los puntos con mayor potencial para generar energía eólica de América Latina. El punto permitiría generar hasta 18 GW de energía, lo suficiente para cubrir dos veces toda la demanda de energía del país.

Si bien el país todavía presenta algunas limitaciones en cuanto a infraestructura y logística para alimentar parques eólicos, el informe se muestra optimista en que la capacidad eólica de Colombia “despegará” en 2022 gracias a los 2,27 GW surgidos de proyectos que el Gobierno colombiano adjudicó en 2019.

Según sopla el viento.

Las buenas perspectivas hacen que los expertos mundiales en energía eólica prevean que América Latina volverá a batir un récord de generación instalada en 2021. Ese crecimiento seguirá liderado ampliamente por Brasil pero tendrá contribuciones importantes de Chile, México y Argentina. Colombia, según se prevé, se consolidará en el quinto lugar de los productores eólicos latinoamericanos.
De todos modos, no todas las previsiones son buenas para la región. Si bien se prevé que el sector eólico mantenga crecimientos en 2021 y 2022, con la captación del 6% de la nueva capacidad de generación del mundo, ese guarismo comenzará a reducirse a 5% en 2023 y 4% a partir de 2024, en un contexto en el que las explotaciones eólicas offshore no dejarán de crecer.