• mié. Feb 28th, 2024

Proyecciones a 2050: Incremento generalizado de emisiones de CO2 a nivel mundial

La Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) ha lanzado su esperado informe: International Energy Outlook 2023 (IEO2023), el cual arroja luz sobre el panorama energético mundial y sus implicaciones para las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en las próximas tres décadas.  

Según las proyecciones de la EIA, las emisiones de CO2 vinculadas a la energía, experimentarán un aumento en la mayoría de los escenarios contemplados. Para el año 2050, estas emisiones oscilarán entre un descenso del 2% y un incremento del 34% en comparación con los niveles de 2022. La razón principal detrás de esta tendencia al alza es el crecimiento de la población y de los ingresos, factores que estimulan el consumo de combustibles fósiles, especialmente en los sectores industrial y eléctrico. 
 
En el centro de estas proyecciones se encuentra el papel del carbón en la matriz energética mundial. A pesar del crecimiento de tecnologías de energía libre de carbono, la EIA anticipa que los generadores de carbón seguirán siendo relevantes en todos los casos estudiados. China e India emergen como protagonistas en el consumo mundial de carbón, representando cerca de dos tercios del mismo entre 2022 y 2050. China, actual líder en este rubro, prevé una disminución del 18% en su consumo, mientras que India casi duplicará su consumo de carbón en el mismo período.

En cuanto a los combustibles líquidos, que incluyen gasolina, gasóleo y biocombustibles, su consumo global aumentará hasta 2050. Aquí, el sector industrial desempeñará un papel fundamental, especialmente en aplicaciones como la producción química. Sin embargo, el crecimiento de vehículos eléctricos (VE) conlleva una disminución en el consumo de combustibles líquidos en el sector del transporte. 
Estados Unidos, China y Europa Occidental, continuarán siendo los principales consumidores, a pesar de que su consumo se reducirá debido a políticas gubernamentales y la adopción de VE. Sorprendentemente, India se perfila como el país con el crecimiento más rápido en el consumo de combustibles líquidos, proyectando más del doble en todos los escenarios.

En cuanto al gas natural, se anticipa que su consumo aumentará en los sectores eléctrico e industrial. A pesar del auge de la generación eléctrica libre de carbono, las centrales de gas natural mantendrán su importancia en el sector eléctrico. Además, el incremento en la producción química, especialmente en Estados Unidos, impulsará el consumo de gas natural en el sector industrial. Oriente Medio también desempeñará un papel crucial debido a su papel en la producción y procesamiento de gas natural y petróleo para la exportación. 

Estados Unidos continuará siendo el principal consumidor mundial de gas natural, aunque Oriente Medio experimentará un significativo crecimiento, acercándose al consumo estadounidense para 2050, con tasas de crecimiento que oscilan entre el 29% y el 54% de 2022 a 2050 en los diversos escenarios analizados por el IEO2023.  

Sin embargo, a pesar de los avances en eficiencia energética y la adopción de fuentes de energía no fósiles, el crecimiento demográfico y económico proyectado sugiere que las emisiones de CO2 relacionadas con la energía continuarán siendo un desafío global en las próximas décadas.

De El periódico de la energía

También te puede interesar:
Hacia un horizonte sostenible: El despertar de México en la era de las energías renovables
Iberdrola reinvertirá en energía renovable tras venta al gobierno mexicano
Revitalizando la industria pesada: El impacto crítico del apoyo político estratégico