• lun. Abr 22nd, 2024

Crisis hídrica en México: La tecnificación agrícola como salvavidas ante la escasez inminente

En el vasto territorio de México, donde el agua se ha convertido en un recurso cada vez más precioso y disputado, surge una solución prometedora para contrarrestar la escasez hídrica: la tecnificación de los sistemas de riego en la agricultura. Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), un alarmante 76% del agua en México se destina a la agricultura y la ganadería, dejando un margen estrecho para otros usos esenciales. Sin embargo, la eficiencia en el uso de este recurso crítico deja mucho que desear, con aproximadamente el 60% del agua destinada a cultivos siendo desperdiciada debido a prácticas obsoletas y fallas en la infraestructura de riego.

Francisco X. Valdés, ingeniero a la vanguardia de la modernización del Distrito de Riego 001 en Aguascalientes, destaca la transformación que su proyecto ha logrado: reducir el consumo de agua a un tercio de lo que se utilizaba anteriormente, mientras se triplica la producción. Este distrito se ha convertido en un modelo a seguir, demostrando que es posible lograr una mayor eficiencia y productividad mediante la adopción de tecnologías avanzadas como el riego por goteo de precisión.

La situación actual demanda una acción inmediata. Con un 76% del consumo nacional de agua dirigido a los campos de cultivo, la necesidad de innovar en el sector agrícola no es solo una cuestión de sostenibilidad, sino de supervivencia. Expertos señalan que la tecnificación del riego podría reducir a la mitad el consumo total de agua en el país, un cambio que no solo beneficiaría al sector agrícola, sino que también liberaría recursos hídricos vitales para el consumo humano, la industria y otros sectores.

Francisco Gamboa Barrón, exsecretario de Agricultura de Durango, identifica la falta de inversión como uno de los principales obstáculos para extender la tecnificación en el campo mexicano. Resalta la importancia de facilitar el acceso a créditos y subsidios para los agricultores, permitiéndoles adquirir equipos modernos y sistemas de riego eficientes. Gamboa Barrón aboga por una estrategia integral que incluya la promoción de prácticas agrícolas sostenibles y el reciclaje del agua, asegurando así la conservación de este recurso esencial para futuras generaciones.

El caso de éxito del Distrito de Riego 001 no solo ilustra el potencial de la tecnificación para transformar la agricultura en zonas de alto estrés hídrico, sino que también ofrece un camino a seguir para otras regiones del país. Valdés Simancas, galardonado con el Premio de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco en 2020, subraya la relevancia de adoptar cultivos de mayor valor y procesar productos localmente para maximizar la rentabilidad y la sostenibilidad del sector agrícola.
En un país donde el agua se convierte en un bien cada vez más escaso, la historia de Aguascalientes es un recordatorio de que la innovación y la tecnificación son clave para asegurar un futuro donde el agua no sea un factor limitante, sino un recurso gestionado con inteligencia y eficacia para el bienestar de todos los mexicanos.

De: Excelsior

También te puede interesar leer:
Crisis hídrica global y sequía en México: Alerta por la disminución acelerada de las aguas subterráneas
Al borde del colapso: Crisis hídrica amenaza la producción de caña en Gómez Farías y Xicoténcatl
Contrastes en la agroindustria: El ascenso azucarero de El Salvador frente a los desafíos mexicanos