• lun. Abr 22nd, 2024

Sorpresiva caída de la inflación en México: ¿Inicio de una tendencia o espejismo temporal?

Feb 23, 2024 , , ,

En un giro inesperado y favorable para la economía mexicana, la inflación general durante la primera quincena de febrero se moderó significativamente, superando las expectativas de los analistas económicos. Según datos revelados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), este fenómeno se debió principalmente a la notable disminución en los precios de productos agropecuarios, como frutas, verduras y productos pecuarios.

La tasa de inflación anual se situó en 4.45 por ciento, un descenso desde el 4.87 por ciento registrado en las últimas dos semanas de enero, marcando el menor incremento de precios al consumidor desde la segunda mitad de noviembre de 2023. Este cambio no solo sorprendió a los expertos sino que también representó un respiro para el bolsillo de los consumidores, al observarse una caída del 0.10 por ciento en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en comparación con la quincena anterior, siendo esta la primera reducción en cinco quincenas consecutivas.

Contrario a las proyecciones realizadas por analistas de Citibanamex, quienes anticipaban una inflación general de 4.7 por ciento anual y un aumento quincenal del INPC de 0.17 por ciento, los datos del Inegi proporcionan una visión más optimista sobre la contención de la inflación.

El análisis detallado de los precios revela que el jitomate fue el protagonista de esta moderación inflacionaria, con una impresionante caída de 35.39 por ciento, contribuyendo con 0.421 puntos porcentuales a la disminución de la inflación. Otros productos como el tomate verde, el pollo, la calabacita, el transporte aéreo, el huevo y los nopales, también registraron descensos significativos, apoyando esta tendencia a la baja.

Sin embargo, no todas las noticias fueron positivas, ya que ciertos productos y servicios experimentaron incrementos en sus precios. El gas doméstico LP lideró este grupo con un aumento de 8.06 por ciento, seguido por la gasolina de bajo octanaje y la cebolla, entre otros, afectando de manera adversa la tasa de inflación.

A pesar de estas presiones alcistas, la inflación subyacente, que excluye elementos volátiles como la energía y los alimentos frescos y proporciona una mejor medida de la tendencia a largo plazo, registró un incremento moderado de 0.24 por ciento quincenal y 4.63 por ciento a tasa anual. Por otro lado, el índice de precios no subyacente mostró una caída de 1.10 por ciento en la quincena y un aumento de 3.93 por ciento en la tasa anual, destacando la variabilidad de los precios en el sector agropecuario y energético.

Este panorama sugiere una lenta pero progresiva aproximación hacia el rango objetivo de estabilidad de precios establecido por el Banco de México, de entre 3.0 y 4.0 por ciento, tras 71 quincenas de fluctuaciones. Sin duda, la economía mexicana muestra signos de ajuste, y aunque aún existen desafíos, la reciente moderación en la inflación ofrece una luz de esperanza para el poder adquisitivo de los ciudadanos y la política monetaria del país.

De: La Jornada

También te puede interesar leer:
Volatilidad en el agro: Nuevas estadísticas y tendencias globales prefiguran un ciclo de incertidumbre
Crisis hídrica en México: Un análisis detallado del estado actual de las presas de uso agrícola
Precios del azúcar en ascenso: Último reporte revela tendencias alarmantes en el mercado