• lun. Abr 22nd, 2024

Agustín Carstens: Un llamado a la prudencia en política monetaria frente a la inflación global

En un discurso reciente, Agustín Carstens, gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS), destacó la complejidad del panorama económico actual, enfatizando la importancia de políticas monetarias y fiscales cautelosas para mantener a raya la inflación. Durante su intervención en la Sociedad Económica y Estadística de Basilea este 22 de enero, Carstens subrayó los riesgos de una relajación monetaria prematura y apresurada.  

“Además de los riesgos para la inflación, hay que prever la posibilidad de que la actual fase de débil crecimiento continúe o incluso se intensifique”, advirtió Carstens. Este enfoque refleja una preocupación creciente por la estabilidad de los mercados financieros y el impacto de las políticas monetarias en las economías globales.  

Carstens, exgobernador del Banco de México, recordó que en los últimos dos años, los bancos centrales han implementado el mayor y más sincronizado endurecimiento de la política monetaria mundial en una generación. A pesar de esto, la actividad económica se ha mantenido resistente, sugiriendo la posibilidad de un “aterrizaje suave” para las economías.  

El gerente general del BIS señaló que la inflación en economías avanzadas comenzó el año 2023 con un promedio del 7.5%, disminuyendo a 3.2%, mientras que en los mercados emergentes, la inflación cayó del 8.1% al 4.1% en el mismo periodo. Estos cambios se deben, en parte, a la caída en los precios de las materias primas y la normalización de las cadenas de suministro tras la pandemia.  

Carstens también alertó sobre la posibilidad de que las tensiones geopolíticas exacerben las presiones inflacionarias a través de sus efectos en los mercados de materias primas y los flujos comerciales mundiales. “Los efectos de la subida de los tipos de interés aún no se han dejado sentir plenamente y podrían ser mayores de lo previsto”, argumentó.  

Destacó la importancia de no ceder a las presiones y mantener un enfoque firme en la lucha contra la inflación. “Para la política monetaria no puede haber tregua en la lucha contra la inflación. La prioridad clave sigue siendo reconducir la inflación a los niveles objetivo”, enfatizó.  

Además, Carstens subrayó la necesidad de revitalizar los esfuerzos para asegurar trayectorias fiscales sostenibles y fomentar el crecimiento de la productividad. Indicó que la consolidación fiscal se ha convertido en una tarea imperativa, dado los altos niveles de deuda pública y los grandes déficits en muchos países. 

Finalmente, Carstens concluyó con una nota de cauteloso optimismo, reconociendo los desafíos, pero también la resiliencia demostrada por la economía global. “Los acontecimientos recientes nos permiten mirar el futuro con cauteloso optimismo”, aseguró, instando a los responsables de políticas a mantener su compromiso con la estabilidad económica y la desinflación.

De: El Financiero

También te puede interesar:
Al borde del abismo económico: Argentina enfrenta una inminente crisis de devaluación
Alemania ante un dilema energético: La controversial transición hacia plantas de gas
Exportaciones ucranianas de cereales caen 20% por crisis en el Mar Rojo