• lun. Abr 22nd, 2024

Perú impulsa innovación agrícola con importación de avanzadas semillas de caña de azúcar mexicana

En un importante avance para la agroindustria peruana, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI), a través de un convenio de cooperación interinstitucional entre el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) y el Centro de Investigación y Desarrollo de la Caña de Azúcar (CIDCA, A.C-MÉXICO), ha importado semillas botánicas de caña de azúcar de alta calidad genética directamente desde México. Este movimiento estratégico promete catalizar el desarrollo de nuevas variedades de caña de azúcar, marcando un hito en el esfuerzo por potenciar la producción agrícola y la economía de los productores locales.

Con un peso de 247.50 gramos, las semillas, resultado de 117 cruzamientos biparentales realizados en México, son el fruto de una meticulosa selección genética destinada a mejorar la competitividad de la caña de azúcar peruana en el mercado global. Sin embargo, antes de su implementación, las semillas deben someterse a una rigurosa evaluación por parte del INIA en la Estación Experimental Agraria Vista Florida de Lambayeque, asegurando su adaptabilidad y resistencia a las condiciones locales.

El MIDAGRI resalta la importancia de este proyecto, no solo por su potencial para incrementar el rendimiento productivo en aproximadamente 160 mil hectáreas de cultivo en regiones clave como La Libertad, Piura, Lambayeque, Ancash, Lima y Arequipa, sino también por su capacidad para revitalizar la cadena de valor de la caña de azúcar, beneficiando directamente a más de 10,000 productores a lo largo del país.

Esta colaboración internacional también tiene como objetivo abordar uno de los desafíos más acuciantes de la industria azucarera peruana: la baja productividad en los Valles Interandinos de la sierra, atribuida a la falta de variedades y semillas de buena calidad. En respuesta a esta necesidad, el INIA ha desarrollado la variedad INIA 805 PVF 03-115, que destaca por su alto rendimiento de biomasa de tallos, excelente producción de panela, calidad superior de jugo de caña (15.13% de sacarosa), resistencia a la plaga del maíz Diatraea saccharalis y una adaptabilidad ejemplar ante los efectos del cambio climático.

La investigación y desarrollo conducidos por el INIA en torno al material genético importado se enfocarán en la caracterización agromorfológica, análisis físico-químico, evaluación genética, tolerancia a plagas y adaptabilidad climática. Estos estudios son fundamentales para establecer las bases de futuras variedades de caña de azúcar que no solo mejoren el rendimiento productivo sino que también aseguren la sostenibilidad de la agricultura en el contexto de desafíos globales como el cambio climático.

Finalmente, el proceso de importación incluye un control fitosanitario y de cuarentena pos-entrada realizado por el SENASA, garantizando que las semillas cumplan con todos los estándares de seguridad y salud agrícola necesarios para su cultivo en suelo peruano. Con estos esfuerzos conjuntos, el MIDAGRI, INIA y sus socios internacionales están sentando las bases para una revolución agrícola que promete no solo mejorar la producción de caña de azúcar sino también fortalecer la economía rural y la seguridad alimentaria en Perú.

De: La Razón

También te puede interesar leer:
Exportaciones azucareras en caída libre: México frente a la encrucijada comercial
Villalobos lidera misión comercial de México en la Expo de Horticultura de Doha, Qatar
Precio del dólar al 26 de febrero: Peso avanza ante semana clave de política monetaria