• mar. Oct 4th, 2022

Corte de caña, labor no tan dulce de la zafra de azúcar

En México existe la temporada de zafra de caña de azúcar, la cual comprende de un periodo de seis meses, durante los otros seis meses del año esta llega a su máximo esplendor para posteriormente ser cortada manualmente y extraer diversos productos como azúcar, melaza y alcohol.

La agroindustria azucarera representa una de las principales fuentes de ingresos en el país, sin embargo para que la caña llegue a los ingenios para su producción existe detrás toda una odisea para los campesinos encargados de cortarla siendo su único apoyo el machete y una lima, durante largas jornadas de trabajo bajo los rayos del sol a más de 40 grados y durante el invierno soportando temperaturas de hasta cero grados.

Cada zafra en el país se movilizan más de 40 mil jornaleros de los estados de Veracruz, Oaxaca, Chiapas, San Luis Potosí entre otros para emplearse en los distintos ingenios de México, por medio de las principales organizaciones Confederación Nacional de Propietarios Rurales (CNPR) Y Confederación Nacional Campesina (CNC) ahora Unión Local de Productores de Caña de Azúcar CNC (ULPCA CNC) alrededor de mil doscientos jornaleros por ingenio, entre ellos hombres y mujeres, del mes de octubre a finales de junio. Pánuco logra más de 288 mil toneladas de azúcar en zafra 2021-2022

Así es la zafra para los trabajadores

Su día empieza a las cuatro de la mañana, cuando escuchan el ruido de una camioneta que pasa por ellos a las casas donde viven foráneos en grupos de hasta diez personas.

Hombres y mujeres, jóvenes y adultos, la mayoría con gorra, sombrero, zapatos viejos y otros con tenis, con garrafas en mano y morrales al hombro donde guardan su comida, el machete y su afilador, se alistan para subir al vehículo que los llevará al campo.

Empiezan a subir a la caja de la camioneta o camión, cansados, con sueño, dolor de cuerpo y en silencio, pero con unas inmensas ganas de salir adelante. Unos se sientan, otros van de pie agarrados de los tubos que penden de la plataforma cuidando de no caerse con el movimiento de la camioneta, durante el camino sólo se ven unos a otros; no hay pláticas, no hay risas, solo hacen gestos por el viento que se siente en el camino, después de 30 a 40 minutos de recorrido llegan a su destino.

En el corte, como le llaman ellos, comienzan con las labores que les asigna el cabo encargado de esa parcela, desde las cinco de la mañana empieza la actividad no tan dulce del corte de caña, con las manos cortadas por la paja, la cara llena de picadura de insectos, llenos de tizne, la ropa sucia, zapatos gastados y tapados hasta la cabeza, bajo temperaturas que llegan arriba de los 40 grados, golpeando una y otra vez el machete contra la vara dura de caña que hace que su mano tiemble y golpeen cada vez con más fuerza, estos hombres luchan día a día para llevar sustento económico a su familia.

Las ganancias

Un jornalero cobra por bulto de 250 kilos aproximadamente 12 pesos y llegan a juntar hasta 30 burras, cortando de 4 a 5 toneladas de caña al día durante una jornada, ganando por semana de 1,800 a 2,100 pesos (aprox. 105 usd).

Al finalizar la cosecha, uno de los cortadores señala que la mayoría se regresa a su lugar de origen para reunirse nuevamente con su familia después de seis meses de estar ausente y buscar nuevamente trabajo o, en su caso, algunos salen del país contratados para la pizca de algodón o verdura, para trabajar como albañiles, meseros o cualquier otro oficio en los Estados Unidos y posteriormente regresar al corte.

Derechos de trabajadores

De acuerdo con diversas certificaciones por parte de clientes se están implementado derechos a los cortadores. “Se están revisando algunos derechos para el personal jornalero como son los pagos justos, horarios laborales, equipo de protección personal, entrega de suero para rehidratarse y botiquín de primeros auxilios para una respuesta inmediata”.

En la actualidad los cortadores de caña están afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sin embargo muchos optan por automedicarse para no perder días de trabajo, pero también hay quien son de la región y sí acude al nosocomio por atención médica tanto para ellos como para sus familias; con la llegada del covid-19 se está trabajando en un convenio para proteger a los jornaleros de dicha enfermedad.

De Milenio. Martes 12 de julio de 2022.